Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un retrato del presidente iraní, Hassan Rohani, en la ropa de un simpatizante en un acto de campaña electoral en Teherán, el 17 de mayo de 2017

(afp_tickers)

Estados Unidos decidió renovar la suspensión de las sanciones a Irán dispuesta por el histórico acuerdo sobre su programa nuclear, firmado por Barack Obama con Teherán en 2015, y que Donald Trump había prometido destruir.

Cuando faltan dos días para la elección presidencial en Irán, donde el moderado Hasan Rohani se postula a un segundo mandato, la diplomacia estadounidense anunció una prolongación del alivio de las sanciones económicas contra Teherán, tal como estaba previsto en el acuerdo internacional sobre su programa nuclear del 14 de julio de 2015.

No obstante, el Departamento del Tesoro, manteniendo una línea de firmeza, impuso nuevas medidas punitivas contra funcionarios de defensa iraníes vinculados con el programa de misiles de Teherán.

En lo que concierne al programa nuclear, el Ejecutivo estadounidense informó al Congreso que "Estados Unidos continuará aliviando las sanciones, como exigen los compromisos de Estados Unidos de levantar esas sanciones vinculadas al Joint Comprehensive of Action (JCPOA)", el acuerdo del 16 de enero de 2016 entre Irán y las grandes potencias (EEUU, Rusia, China, Francia, Reino Unido y Alemania).

El JCPOA prevé un control internacional del carácter puramente civil y pacífico del programa nuclear iraní a cambio de un levantamiento de las sanciones que han estrangulado la economía de esta potencia regional.

- Irán mantiene sus compromisos -

Aunque los detractores del texto -como los caciques republicanos conservadores en Estados Unidos, altos funcionarios israelíes y países árabes- reconocieron que Irán había respetado hasta el momento sus compromisos.

El secretario de Estado, Rex Tillerson, admitió el mes pasado en el Congreso que Teherán había permitido el acceso de inspectores internacionales a sus instalaciones nucleares y cesado sus actividades de enriquecimiento.

La decisión del gobierno de Trump continúa, pues, la política del equipo de Obama que tanto había desacreditado. Trump había sugerido durante la campaña electoral que podría no mantener el acuerdo y lo calificó de "terrible" y dijo que "no tendría que haber sido firmado".

No obstante, al poco tiempo de asumir el cargo empezó a matizar su postura de campaña, tal vez convencido de la necesidad de un equilibrio regional entre la República Islámica chií y las monarquías suníes del Golfo que su predecesor, Barack Obama, había intentado restablecer.

La prolongación del alivio de las sanciones tiene lugar antes de la presidencial iraní del 19 de mayo, en la que compite el mandatario saliente, Hasan Rohani, favorable al acuerdo nuclear y quien había logrado un muy tímido acercamiento con los Estados Unidos de Obama.

- Tensiones -

Pero Teherán y Washington, que no mantienen relaciones diplomáticas desde abril de 1980 tras la revolución islámica de 1979, están desde que Trump llegó a la presidencia nuevamente con vínculos tensos.

El sábado, el presidente estadounidense inicia su primer viaje al exterior, con una visita a Arabia Saudí, aliada de Estados Unidos y gran rival suní del Irán chií.

Señal de esas tensiones, el Departamento del Tesoro estadounidense anunció simultáneamente sanciones contra "funcionarios de defensa iraníes, una entidad iraní y una red con sede en China", debido a sus presuntos vínculos con el programa de misiles balísticos. En violación de "la resolución 2231 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas", según el Tesoro.

También para el Departamento de Estado "Irán continúa buscando tecnologías de misiles capaces de transportar un arma nuclear" y "Estados Unidos no aceptará jamás que el régimen iraní se dote de un arma" atómica.

La diplomacia estadounidense reafirmó finalmente su "determinación de contrarrestar las actividades desestabilizadoras de Irán en la región, ya se trate de su apoyo al régimen (sirio del presidente Bashar) al Asad, a organizaciones terroristas como el Hezbolá" chií libanés o "milicias violentas que sabotean a los gobiernos de Irak y Yemen".

Además, la administración Trump prometió "nuevas acciones" para responder a las "violaciones de los derechos humanos de las que se acusa a Irán".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP