Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Donald Trump en su club de golf de Bedminster, Nueva Jersey, el 8 de agosto de 2017

(afp_tickers)

Donald Trump lanzó una apocalíptica advertencia a Corea del Norte el martes, prometiendo "fuego e ira" por su programa de misiles, después de trascendidos de que Pyongyang ha logrado miniaturizar con éxito una ojiva nuclear que podría alcanzar a Estados Unidos.

"Corea del Norte mejor que no haga más amenazas a Estados Unidos. Enfrentarán fuego e ira como el mundo nunca ha visto", declaró el presidente estadounidense desde su club de golf en Bedminster, Nueva Jersey, donde se encuentra de vacaciones.

Horas más tarde, Corea del Norte dijo que consideraba la posibilidad de atacar con misiles balísticos de alcance intermedio las inmediaciones de las bases militares estadounidenses en la isla de Guam en el Pacífico, anunció la agencia oficial de noticias norcoreana KCNA.

El plan podría ser puesto en marcha "en cualquier momento" una vez que el líder norcoreano Kim Jong-Un tome una decisión, reportó KCNA.

No estaba claro en lo inmediato si la amenaza era en respuesta a las declaraciones de Trump.

El diario The Washington Post informó el martes que la Agencia de Inteligencia de Defensa (DIA, por su sigla en inglés) estimó que el régimen comunista norcoreano puede colocar armas nucleares en sus misiles balísticos, entre ellos los intercontinentales (ICBM).

El Pentágono no comentó estos trascendidos, pero el Post dijo que las conclusiones generales de la evaluación fueron verificadas por dos funcionarios estadounidenses que conocían el informe, y CNN aseguró haberlo confirmado.

- Amenaza nuclear -

Este reporte sugiere que Pyongyang está más cerca de tener un misil ICBM con cabeza nuclear de lo que había reconocido anteriormente.

Hasta el mes pasado, los expertos habían dicho que faltaban unos dos o tres años para que Corea del Norte desarrollara un arma así. Pero este cálculo cambió repentinamente luego de que Pyongyang probara por primera vez el mes pasado dos ICBM.

La primera de estas pruebas, que Kim describió como un regalo a los "bastardos estadounidenses", mostró que el cohete podía potencialmente alcanzar Alaska. El segundo misil probado la semana pasada llegó aún más lejos y algunos expertos sugirieron incluso que Nueva York podría ser vulnerable.

Trump dijo que Kim "ha estado muy amenazante más allá de un estado normal". "Como he dicho, enfrentarán el fuego y la ira y, francamente, el poder", subrayó el mandatario a periodistas.

Sus comentarios marcan un rápido aumento de la retórica de Washington, centrado hasta ahora en encontrar soluciones no militares en este tema.

La oposición no tardó en expresarse.

"No se equivoquen: Corea del Norte es una amenaza real, pero la reacción desquiciada del presidente sugiere que podría considerar el uso de armas nucleares estadounidenses en respuesta a un desagradable comentario de un déspota norcoreano", dijo Eliot Engel, demócrata de la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes.

Ben Rhodes, exasesor de Barack Obama, consideró inadecuada la respuesta, más allá de cómo se interprete. "Cualquiera de estas amenazas anuncian una guerra catastrófica, o son simplemente retórica hueca que debilita la credibilidad de Estados Unidos y desestabiliza nuestras relaciones con otros países", lamentó.

- "Preparados para defendernos" -

El portavoz del Pentágono, el teniente coronel Chris Logan, dijo que Estados Unidos busca una desnuclearización pacífica de la península coreana, pero advirtió que la opción militar nunca está fuera de la mesa.

"Seguimos preparados para defendernos a nosotros y a nuestros aliados y a utilizar toda la gama de capacidades a nuestra disposición contra la creciente amenaza de Corea del Norte", dijo Logan.

El subsecretario de Estado, John Sullivan, afirmó que el gobierno estadounidense continúa trabajando para asegurar que China y otros países impongan nuevas sanciones a Pyongyang.

"No vamos a sentarnos a la mesa hasta que los norcoreanos se hayan comprometido" a detener sus pruebas de misiles, dijo.

A instancias de Washington, el Consejo de Seguridad de la ONU impuso nuevas medidas contra Corea del Norte, que podrían costarle 1.000 millones de dólares anuales y afectarían el comercio con China, su principal aliado y socio económico.

El régimen de Kim respondió que el endurecimiento de las sanciones no impedirá que desarrolle su arsenal nuclear, amenazando a Estados Unidos con "hacerle pagar mil veces el precio de su crimen".

El Post también informó que otra evaluación de inteligencia estimó que Corea del Norte tiene ahora hasta 60 armas nucleares, más de lo que se pensaba anteriormente.

A pesar de estos avances, expertos aseguran que Corea del Norte aún debe superar obstáculos técnicos para poder afirmar que logró perfeccionar su tecnología de armas nucleares y alcanzar el territorio continental estadounidense.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP