Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Donald Trump y su esposa Melania sirven comida en un albergue para víctimas del huracán Harvey en Houston

(afp_tickers)

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, repartió este sábado cajas con almuerzos y abrazó a niños en un refugio de emergencia durante una visita a la ciudad de Houston, donde se ha iniciado un lento retorno a la normalidad tras la devastación causada por el paso del huracán Harvey.

"Estados Unidos está con ustedes!", tuitéo antes de su llegada a Texas el presidente en referencia a los dos estados del sur golpeados por Harvey, que ha dejado al menos 42 muertos y causado daños por entre 30.000 y 100.000 millones de dólares.

Una semana después de que Harvey azotara la costa texana como un huracán de categoría cuatro, los rescatistas aún buscaban por aire y agua a personas posiblemente atrapadas en casas inundadas.

En su segunda visita a las zonas afectadas, Trump volvió a Texas y también irá al vecino estado de Luisiana acompañado de su esposa.

El viaje tiene lugar en momentos en que Harvey prácticamente se ha disipado y convertido en una depresión tropical.

Los que han podido regresar a sus casas, abandonadas durante varios días, las encontraron inundadas con un agua lodosa que llega al nivel de las ventanas, a veces incluso más arriba, y vehículos listos para ir al desguace.

Pero todavía decenas de miles de ciudadanos siguen en albergues, por el lento decrecimiento de las inundaciones. Las inundaciones dañaron entre 40.000 y 50.000 hogares en Houston, lo que llevó a decenas de miles a refugios de emergencia.

"Estamos firmando muchos documentos ahora para obtener dinero. USD 7.900 millones", dijo Trump en el enorme Centro de exhibiciones NRG, convertido en refugio. Trump y su esposa, Melania, estrecharon allí manos y posaron para selfies con evacuados ansiosos por saludarlos.

Acompañado por el gobernador de Texas, Greg Abbott, Trump se dirigió a una sección del centro, donde se podía leer un cartel que decía "¡ZONA DE NIÑOS!" colgado en la pared. Allí fue inmediatamente rodeado de muchos niños pequeños que lo abrazaron, le estrecharon la manos y golpearon entre sí las manos.

- Fondos de emergencia -

La Casa Blanca solicitó al Congreso 7.850 millones de dólares en fondos de emergencia, que consideró un "anticipo" de los gastos a largo plazo que serán necesarios para recuperar a la región de las catastróficas inundaciones.

La administración solicita esos "recursos federales para la respuesta y los esfuerzos iniciales de recuperación relacionados con el huracán Harvey", escribió el director de presupuesto de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, en una carta dirigida al presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan.

El monto es 2.000 millones de dólares mayor al que funcionarios del gobierno habían dicho el viernes que solicitaría el gobierno, lo que sugiere una reevaluación de los daños estimados.

Unas 100.000 viviendas han sido afectadas por este desastre natural, 43.500 personas están en refugios y 436.000 han presentado solicitudes de ayuda, según la carta.

En paralelo, un nuevo incendio se desató la noche del viernes en la planta química de la empresa francesa Arkama, al norte de Houston, y una densa nube de humo negro, potencialmente tóxica, se disparó hacia el cielo.

Era una reacción esperada por lo que los alrededores ya habían sido evacuados, según dijo a la AFP un trabajador de la planta, que fabrica peróxidos orgánicos, un compuesto extremadamente inflamable y cuyas emisiones de humo son tóxicas.

- "Es bueno estar en casa" -

Houston, cuarta ciudad de Estados Unidos con 2,3 millones de habitantes, parecía comenzar a volver poco a poco a la normalidad, pues muchos hogares recuperaban la electricidad, los sistemas de transporte volvían a ponerse en movimiento y se multiplicaban las operaciones de limpieza.

Los Astros de Houston, el equipo local, volvieron este sábado a su campo para honrar a las más de 40 víctimas de la tormenta y recaudar fondos.

"Es bueno estar en casa", dijo el entrenador A.J. Hinch en un breve discurso antes del juego, que contó con la presencia de algunos miles de evacuados y personal de primeros auxilios.

En el estadio se realizó un momento de silencio por los fallecidos durante la tormenta, mientras que los aficionados afuera del edificio donaban alimentos, suministros y fondos para los afectados.

El alcalde de Houston, Sylvester Turner, declaró a CNN sin embargo que la ciudad "necesita recursos ahora", reclamando con urgencia la ayuda federal.

El regreso a una completa normalidad tomará años, advirtió Abbott: "La gente tiene que entender que no se trata de un proyecto a corto plazo. Será un programa de años para que Texas supere este desastre".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP