Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Sendas imágenes de archivo, del candidato a la nominación republicana para la Casa Blanca, Donald Trump, el 14 de enero de 2016, y la candidata demócrata Hillary Clinton, el 4 de febrero del mismo año, en sendos actos de campaña

(afp_tickers)

El republicano Donald Trump y la demócrata Hillary Clinton avanzaron en las internas de sus partidos, pese a que sus respectivos rivales, Ted Cruz y Bernie Sanders, no quedaron con las manos vacías en las primarias disputadas en tres estados del oeste de Estados Unidos.

Donald Trump ganó la primaria en Arizona (oeste), pero el senador ultraconservador Ted Cruz lo vapuleó en el vecino Utah con más del 50% los votos, lo que significa que se queda con los 40 delegados de ese estado.

Los electores de Utah, de mayoría mormona, rechazaron a Trump, quien terminó en tercer lugar detrás del gobernador de Ohio, John Kasich.

Pero Arizona era el gran premio y Trump terminó la jornada con más delegados, reforzando su avance.

Tras el pulso, el exgobernador de Florida Jeb Bush anunció este miércoles su respaldo a Ted Cruz en la carrera partidaria.

En el partido demócrata, el senador Bernie Sanders venció fácilmente a Hillary Clinton en Utah e Idaho.

Clinton se impuso por su lado en Arizona, el estado que atribuía más delegados, con 61% de los votos.

Sin embargo, Sanders obtuvo una importante diferencia de votos en Utah e Idaho (78% contra 28% para Clinton).

Sanders se felicitó por su "tremendo" desempeño y consideró en que "estas victorias decisivas en Idaho y Utah me dan confianza de que seguiremos obteniendo importantes victorias en las disputas venideras".

- Trump avanza -

Trump llegó a estas primarias después de la velada amenaza formulada al partido Republicano sobre eventuales "disturbios" en caso de que la convención partidaria decida desconocer el liderazgo que el millonario ha construido desde el inicio de la campaña.

Sus promesas de construir un muro en la frontera con México y deportar a los 11 millones de indocumentados, pilares de su campaña, le sirvieron especialmente en Arizona, un estado donde el debate sobre la inmigración clandestina es crucial.

El empresario neoyorquino sigue dominando la carrera republicana y se acerca a los 1.237 delegados necesarios para obtener la nominación del partido: acumula 744, según CNN. Cruz le sigue con 461 y Kasich con 145.

Si ningún candidato obtiene la meta de 1.237, los delegados votarán en la convención para elegir al candidato que llevará los colores republicanos a las presidenciales de noviembre.

Es la apuesta del centrista Kasich: "Nadie, nadie irá a esa convención con suficientes delegados", afirmó el domingo a NBC.

Al anunciar su aopyo a Cruz, Bush señaló que "por el bien de nuestro partido y de nuestro país, debemos superar la vulgaridad y las divisiones que provoca Donald Trump" o "ciertamente perderemos la posibilidad de de derrotar a la nominada demócrata, que probablemente será Hillary Clinton".

- Clinton adelante -

Los triunfos de Sanders, los primeros en dos semanas, podrían servir de poco en la larga carrera por la nominación.

Tras la jornada del martes, Clinton quedaría con más de 1.700 delegados frente a 930 de Sanders, incluyendo los superdelegados, según las estimaciones de CNN. Un candidato necesita 2.383 delegados para ganar la candidatura demócrata en la convención de julio en Filadelfia.

Por lo tanto, Sanders deberá mantener o mejorar el ritmo de este martes en el resto de las primarias a disputarse hasta junio si quiere obtener la nominación.

Esos desafíos no han pasado inadvertidos en filas demócratas, y algunas voces ya sugieren que ha llegado el momento de que Sanders conceda la victoria y piense en la unificación del partido.

"Él debería hacer los números y sacar sus conclusiones", dijo a la prensa la senadora demócrata Barbara Mikulski.

- Bruselas en las primarias -

El tono de la jornada electoral se vio afectado por los atentados yihadistas que dejaron una treintena de muertos y 200 heridos en Bruselas.

Ante sus seguidores en Seattle (Washington, noroeste), Clinton atacó a los republicanos por sus reacciones a los ataques. Trump evocó el uso de la tortura y Cruz llamó al patrullaje de barrios de mayoría musulmana.

"Necesitamos un comandante en jefe que tenga liderazgo, que sea fuerte, inteligente y sobre todo firme para enfrentar estas amenazas. Lo último que necesitamos, mis amigos, es un dirigente que incite al miedo", dijo.

"Lo que Donald Trump, Ted Cruz y otros sugieren no es solo equivocado sino peligroso. No nos mantendrá a salvo", añadió.

Pocas horas después de los ataques, Trump reiteró su posturas de bloquear la entrada a los musulmanes a Estados Unidos, al señalar a NBC que "cerraría nuestras fronteras hasta que sepamos qué está pasando".

También argumentó que el uso de la tortura para hacer hablar a Salah Abdeslam, uno de los autores de los atentados de París que fue arrestado el viernes en Bruselas, podría haber evitado los ataques del martes.

"Hablaría más rápido con tortura", dijo Trump a CNN. "No es que podamos hacer simulación de ahogamiento, escuchen, no tiene nada de bueno, pero es una forma mínima de tortura", afirmó.

"Debemos autorizar a las fuerzas del orden a patrullar y asegurar los barrios musulmanes antes de que se radicalicen", declaró de su lado Cruz.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP