Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Unos viñedos de Malibú, en California (EEUU), en una imagen del 19 de abril de 2017

(afp_tickers)

La política migratoria del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tiene nerviosos a los productores de vino de California, que temen su impacto en un sector que ya sufre frente a la competencia de la industria del cannabis.

Aunque la perspectiva para el vino estadounidense en 2017 luce optimista, con otro año excepcional en el horizonte, los productores californianos esperan una cosecha manual en septiembre, para la cual necesitarán más trabajadores en el campo, y no tienen certeza sobre su disponibilidad.

"La mano de obra en los últimos años definitivamente ha disminuido... y hay menos gente disponible", dijo Michael Silacci, vitivinicultor de Opus One, en Napa Valley, donde hay más de 400 bodegas.

"Hay preocupación por el cambio de las políticas migratorias y la situación en áreas agrícolas se está volviendo más tambaleante", agregó. "La gente se pregunta qué va a suceder y se mantiene alerta sobre qué está pasando con otros cultivos", declaró.

Hay cerca de 4.200 bodegas a lo largo de California -el estado productor de vinos más grande de Estados Unidos-, con unas 243.000 hectáreas usadas para cultivar uvas, de acuerdo con el Departamento de Agricultura estadounidense.

Los vitivinicultores dicen que el desafío creciente es encontrar mano de obra preparada en una fuerza de trabajo que se reduce y que está abrumadoramente compuesta por mexicanos y la retórica de Trump dirigida a esta comunidad ciertamente no ayuda.

Además, agregan, los estadounidenses no hacen precisamente fila para podar las vides o recoger las uvas, dada la ruda naturaleza del trabajo.

Otra preocupación que se cierne sobre la industria es el floreciente y multimillonario sector del cannabis, que tiene todo listo para crecer exponencialmente después de la legalización de la marihuana recreativa en California, uno de los mercados más grandes del país.

- La nueva cúspide -

Los productores de cannabis se han convertido en "la nueva cúspide del agricultor", dado que son los que tienen más dinero para atraer trabajadores con mejores salarios, dijo John Truchard, gerente general de John Anthony Vineyards y de FARM Napa Valley, una compañía de gestión agrícola.

"El cabernet de Napa Valley es hoy la cima para el agricultor, pero el cannabis ciertamente lo supera porque sus ganancias son el doble", agregó, en referencia a la principal variedad de uva que crece en Napa.

La escasez de mano de obra -reforzada por un repunte de la economía en México y menos personas que cruzan la frontera- ha llevado a una guerra de ofertas entre los agricultores que intentan retener a sus trabajadores o bien hacer que aquellos que cubren las temporadas de zafra regresen.

Los salarios se han incrementado en los últimos años. Pero mientras algunos productores, como los de Napa, pueden permitirse pagar esos aumentos dado que la demanda por sus uvas también ha subido, productores de otras regiones luchan para mantenerse al día.

"Durante la temporada de cosecha, tienes un equipo estable, pero también traes a trabajadores extras y ellos se van con el mejor postor", dijo Truchard.

"En los últimos dos años, ha habido más ausencias que nunca antes en la historia de Napa Valley debido a que la gente recibe llamadas y dice 'Nos vamos con otro viñedo porque pagan 50 dólares más por tonelada'", subrayó.

El rango de salarios en Napa para los agricultores es de entre 15 y 25 dólares la hora, mientras en el centro de California el promedio oscila entre 10 y 12 dólares.

- Hacia la automatización -

Truchard dijo que, además de pagar aumentos, los empleadores están proponiendo innovadoras maneras de retener a sus trabajadores, lo que incluye ofrecerles servicios de cuidado de niños, oportunidades de educación y otros incentivos.

Pero, inevitablemente, los productores de vino dicen que la escasez de mano de obra y el aumento de los costes obligará a la industria -que contribuye con cerca de 60.000 millones de dólares anuales a la economía de California- a volcarse más y más a la automatización.

"Los viñedos que en el pasado dependían de la recolección manual definitivamente están explorando implementar la cosecha mediante máquinas", dijo Jim Stollberg, socio en dos compañías agrícolas en la región vitivinícola de Santa María.

No obstante, a corto plazo, algunos podrían pedirle a sus trabajadores de oficina que se arremanguen.

"En una situación extrema, hemos hablado sobre tener un equipo que venga de la oficina de la bodega", dijo Silacci. "Queremos preguntarles quiénes estarían dispuestos a recolectar si alguna vez necesitamos un equipo para entrenar", explicó. "Supongo que es como una reserva", precisó.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP