Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El primer ministro de Grecia, Alexis Tsipras, llega a la cumbre de la Unión Europea con Turquía sobre la crisis migratoria el 29 de noviembre de 2015 en Bruselas

(afp_tickers)

"Felizmante, nuestros pilotos no son tan nerviosos como los suyos respecto a los rusos"; con esto el primer ministro griego, Alexis Tsipras, inauguró el domingo con estrépito una diplomacia en la red internauta Twitter con Ankara.

Tsipras publicó en su cuenta declaraciones de su homólogo turco, Ahmet Davutoglu, durante la cumbre UE-Turquía.

Resumido en cuatro tuits en sus cuentas oficiales, en griego e inglés, este mensaje a su par turco constituye todo un envite, algo agrio tal vez, porque también incluye la cooperación entre estos dos hermanos enemigos, ambos miembros de la OTAN, en cuanto a la crisis migratoria entre Turquía y las islas griegas del mar Egeo.

La agencia de prensa griega ANA confirmó que Tsipras manifestó lo mismo ante su homólogo durante la cumbre UE-Turquía, en la cual los europeos firmaron el domingo en Bruselas un plan de acción con Turquía para frenar la afluencia de migrantes hacia la Unión Europea (UE), a cambio de contrapartidas todavía algo confusas.

Tras la alusión al avión ruso abatido por Turquía en su frontera con Siria y a las innumerables violaciones del espacio aéreo griego imputadas por Atenas a Ankara desde hace años, Tsipras tuiteó: "esto que ocurre en el Egeo es estúpido e inconcebible" y "gastamos miles de millones (de dólares o euros), ustedes para violar nuestro espacio aéreo y nosotros para interceptarlos".

"Disponemos de los sistemas más modernos en el aire, y abajo no podemos localizar a los traficantes que hacen ahogarse a inocentes", concluye.

Atenas había alzado el tono de voz ante Turquía imputándole desidia, incluso complacencia, respecto a la industria migratoria sobre sus costas antes de una visita a Ankara de Tsipras, el 18 de noviembre, en la que buscaba intensificar una cooperación bilateral para hacer remitir el flujo de migrantes.

La respuesta de Turquía a la violación de su espacio aéreo por el avión ruso que abatió, inspiró en Grecia a humoristas satíricos y caricaturistas respecto a la contestación turca en lo que concierne a sus límites aéreos, un juego entre el gato y el ratón, al que se han lanzado desde hace años los cazabombarderos turcos y griegos sobre el mar Egeo.

AFP