Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Varios iraquíes sostienen una pancarta con una caricatura del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, con la cara tachada en una manifestación en Bagdad, el 12 de diciembre de 2015

(afp_tickers)

Turquía anunció este sábado que "continuará" retirando sus tropas de Irak, un día después de una llamada del presidente estadounidense, Barack Obama, a su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, quien lo invitó a rebajar la tensión entre ambos vecinos.

"Teniendo en cuenta las sensibilidades de la parte iraquí (...) Turquía continuará con el proceso iniciado para la retirada de sus tropas estacionadas en la provincia de Mosul (norte de Irak)", indicó el ministerio de Relaciones Exteriores turco en un comunicado.

Durante su conversación telefónica, Obama insistió en la necesidad de que Turquía "respete la soberanía y la integridad territorial de Irak", según el comunicado de la Casa Blanca difundido el viernes.

Irak había reclamado el martes la "retirada completa" de las fuerzas turcas de su territorio.

Obama saludó de todas formas "la contribución" de Turquía a la coalición militar contra el grupo Estado Islámico (EI) liderada por Estados Unidos.

Turquía había desplegado unos diez días atrás un contingente de entre 150 y 300 soldados y una veintena de vehículos blindados en el campo de Bachiqa, en el norte del país. El lunes pasado, responsables turcos e iraquíes informaron sobre una retirada parcial de los efectivos.

Ankara afirmó que se trataba simplemente de refuerzos desplegados para ayudar a la protección de los militares turcos encargados de entrenar a combatientes iraquíes en la lucha contra el grupo yihadista EI, que controla en particular la gran ciudad de Mosul, segunda del país. Pero Bagdad consideró que fue una incursión ilegal.

En su comunicado, el ministerio de Exteriores turco admite "una falta de comunicación" con Bagdad respecto a este asunto, y asegura que Ankara "continuará coordinando con el Gobierno iraquí su contribución militar con este país en su lucha contra Dáesh (acrónimo árabe del EI)".

Por otra parte, unos setenta presuntos miembros del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) fueron abatidos durante una vasta operación militar realizada en los últimos cuatro días en el sureste de Turquía, en tanto la aviación turca lanzó el viernes ataques contra este movimiento armado en el norte de Irak, anunció este sábado el ejército.

Ocho rebeldes del PKK fueron "eliminados" desde el viernes, lo que lleva el balance de estas operaciones a una amplitud hasta ahora inédita para el ejército y la policía en Cizre y Silopi, dos ciudades de la provincia de Sirnak, así como en un barrio de Diyarbakır, con un total de 70 rebeldes abatidos, indicó el estado mayor turco en su sitio en internet.

El ejército además anunció que cazabombarderos F-16 de la aeronáutica turca bombardearon el viernes "refugios" y "depósitos de armas" en el norte de Irak, en las zonas de Zap y Jakurk, donde el PKK dispone de bases de retaguardia.

AFP