Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, en una reunión bilateral al margen de una cumbre del G20 el 6 de julio de 2017 en Hamburgo, Alemania

(afp_tickers)

Turquía criticó este sábado la reacción "arrogante" de Berlín después de que el presidente Recep Tayyip Erdogan pidiera a los turcos de Alemania que no votaran a favor de los dos partidos de la coalición gobernante de Angela Merkel en las elecciones de septiembre.

"Le digo a todos mis compatriotas de Alemania: (...) no apoyen a los cristianos-demócratas [de Merkel], al [Partido Socialdemócrata] SPD o a los Verdes. Son todos enemigos de Turquía", declaró Erdogan a la prensa el viernes.

El ministro alemán de Relaciones Exteriores, Sigmar Gabriel, miembro del SPD, denunció el mismo día una "injerencia de Erdogan en la campaña electoral alemana", en una entrevista para diarios regionales.

"Esta injerencia de Erdogan en la campaña electoral muestra que quiere poner a la gente unos contra otros en Alemania" antes de los comicios del 24 de septiembre, agregó.

El portavoz del gobierno de Angela Merkel, Steffen Seibert, criticó también más tarde las declaraciones de Erdogan. "Esperamos de los Gobiernos extranjeros que no se entrometan en nuestros asuntos internos", escribió en la red social Twitter.

El vice primer ministro turco Bekir Bozdag, quien también es el portavoz del gobierno, defendió las declaraciones de Erdogan, asegurando que sólo iban dirigidas a los votantes de origen turco en Alemania.

"Esto fue expresado abierta y claramente. Pero ahora miren esas reacciones tan irrespetuosas y arrogantes que van más allá de los límites de la decencia", declaró Bozdag en la televisión turca.

"Quiero condenar esas reacciones y el lenguaje irrespestuoso utilizado", añadió.

Las relaciones entre Turquía y Alemania se han tensado mucho desde el fallido golpe del 15 de julio de 2016, del que el gobierno turco acusa al predicador Fethullah Gülen, instalado en Estados Unidos y quien niega los hechos.

Turquía acusa a Alemania de ser indulgente con los "terroristas", al albergar a separatistas kurdos y presuntos golpistas.

Alemania, por su lado, condena fuertemente las purgas realizadas en Turquía después del fallido golpe, a raíz del cual han sido detenidas más de 50.000 personas.

Los analistas aseguran que cerca de 1,2 millones de personas de origen turco podrán votar en las elecciones legislativas de septiembre al ser ciudadanas alemanas.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP