Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El primer ministro holandés y líder del partido liberal, el VVD, tras votar en las elecciones parlamentarias de su país, en La Haya el 15 de marzo de 2017

(afp_tickers)

Turquía, en plena crisis diplomática con Holanda, estimó este jueves que no hay diferencia alguna entre el partido liberal de Marc Rutte, ganador de las elecciones, y el "fascista" antiinmigración Geert Wilders.

"Miren, no hay diferencia entre los socialdemócratas y el fascista Wilders, es la misma mentalidad", declaró el ministro de Relaciones Exteriores turco Mevlüt Cavusoglu, citado por la agencia progubernamental Anadolu.

"¿Hacia dónde vais? ¿Hacia dónde conducís a Europa? Habéis empezado a desintegrar Europa y a conducirla al precipicio", dijo Cavusoglu refiriéndose a los dirigentes europeos. "Pronto comenzarán las guerras de religión en Europa", añadió.

Según resultados provisionales de la agencia de prensa holandesa ANP, el VVD de Mark Rutte gana 32 escaños de los 150 de la cámara baja del parlamento contra 19 del ultraderechista PVV de Wilders.

Ankara y La Haya están enzarzados en una grave crisis diplomática después de que el gobierno holandés prohibiera la participación de dos ministros turcos, entre ellos Cavusoglu, en mítines de apoyo al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, de cara al referéndum de abril.

Los turcos votarán el 16 de abril sobre una polémica reforma constitucional que refuerza los poderes del presidente.

Otros países europeos prohibieron los mítines electorales pro-Erdogan, lo que enfureció a Ankara que comparó estas prácticas con las de los nazis.

Por su parte, la Comisión Europea urgió a Turquía a "cumplir" con sus compromisos en el pacto migratorio acordado en marzo de 2016, después que Ankara amenazara con revocarlo en plena crisis diplomática.

"Esperamos que ambas partes cumplan con sus compromisos", indicó el portavoz del ejecutivo comunitario, Margaritis Schinas, quien subrayó que la UE "continúa comprometida" en la implementación de este acuerdo que permitió frenar la llegada de migrantes a Europa a través de las islas del mar Egeo.

La víspera, el ministro de Exteriores turco, Cavusoglu, había amenazado con "suspender unilateralmente" el pacto. "A partir de ahora podemos decir 'no lo aplicaremos y se acabó'" añadió.

El ministro criticó también con dureza a los países miembros de la UE por negarse repetidamente a conceder la exención de visados para los turcos, como pide Ankara a cambio de readmitir en sus suelo a migrantes que llegaron a las islas griegas.

Sus declaraciones se produjeron en un contexto de crisis diplomática con algunos países europeos, especialmente Holanda después que su gobierno prohibiera la participación de dos ministros turcos, entre ellos Cavusoglu, en mítines de apoyo a Erdogan.

El miércoles, el presidente turco, que busca reforzar sus poderes en un referéndum previsto en abril, afirmó que existe un "espíritu de fascismo desbocado en las calles de Europa".

AFP