Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Angela Merkel da la mano a Ahmet Davutoglu antes de su reunión de este domingo 18 de octubre en Estambul

(afp_tickers)

El primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, elogió este domingo el nuevo enfoque adoptado por la UE en el manejo de la crisis de refugiados tras reunirse en Estambul con la canciller alemana, Angela Merkel, mientras miles de migrantes seguían llegando a Eslovenia.

"Desafortunadamente, la comunidad internacional dejó sola a Turquía en términos de distribución de la carga (de refugiados). Estamos muy contentos de que haya un mejor enfoque ahora", declaró Davutoglu en una conferencia de prensa conjunta con Merkel.

La dirigente alemana, que llegó a Estambul este domingo y partirá por la noche, se entrevistó luego con el presidente islamo-conservador, Recep Tayyip Erdogan.

El tema principal de esta visita es el "plan de acción" anunciado el jueves por la Unión Europea para contener a los migrantes en Turquía, sobre todo a los sirios que huyen de la guerra.

Pero Turquía, que acoge ya a más de dos millones de refugiados, calificó al plan de simple "proyecto" con un presupuesto "inaceptable", y estimó que necesita al menos 3.000 millones de euros, únicamente para el primer año.

Merkel lamentó "la poca ayuda internacional que ha recibido Turquía por su inmensa contribución" en la crisis de refugiados.

Ambos dirigentes dijeron además temer una "nueva ola" de refugiados sirios procedentes de la región de Alepo, fronteriza con Turquía, en donde las tropas del régimen sirio están avanzando.

La UE quiere que Turquía acoja a más refugiados y fortalezca la vigilancia de sus fronteras a cambio de una ayuda financiera, la reanudación de las discusiones sobre su candidatura a la Unión Europea y un acceso más fácil a visados.

"Si Alemania y Turquía no logran llegar a un acuerdo, no hay ninguna otra solución en vista y la migración masiva de sirios y de otras personas hacia la UE seguirá", estima el centro de análisis European Stability Initiative, en un artículo sobre la visita de Merkel.

- Miles de migrantes en Eslovenia -

Desde inicios de 2015, cientos de miles de migrantes han llegado al Viejo Continente con la esperanza de instalarse en Alemania o en países del norte de Europa.

Pero, las capitales europeas han sido incapaces hasta ahora de encontrar soluciones conjuntas para gestionar este flujo masivo de personas.

Desde el sábado, los migrantes han tenido que tomar una nueva ruta, pasando por Eslovenia y luego Austria, después de que Hungría decidiera cerrar su frontera con Croacia.

Alrededor de mil migrantes, mayoritariamente sirios, iraquíes y afganos, cruzaron desde Eslovenia a Austria la jornada del sábado y durante la noche. La mayoría tomó rumbo a Alemania.

Asimismo, un tren especial con más de 1.000 migrantes esperaba el domingo en el norte de Croacia seguir camino hacia Eslovenia, mientras que unas 3.000 personas entraron ya ese país el sábado.

"Hasta ahora, la situación está bajo control", afirmó el domingo un portavoz del ministerio esloveno del Interior, Bostjan Sefic, aunque admitió que el país no puede acoger a más de 1.500 personas por día.

- Radicalización en Alemania -

En Alemania, la política de apertura a los migrantes de Merkel es cada vez más objeto de críticas, en particular de su propio bando.

Pero el debate tomó un giro dramático el sábado con la agresión de una candidata a la alcaldía de Colonia, Henriette Reker, una independiente apoyada por la CDU de Merkel, que fue acuchillada de gravedad en el cuello.

Según la policía, este ataque "político" fue cometido por un individuo que admitió un móvil "racista" contra esta mujer encargada en la alcaldía de la acogida de refugiados.

Una prueba psiquiátrica determinó que "no hay indicaciones que permitan excluir la responsabilidad penal del agresor", indicó la policía y la fiscalía de Colonia en un comunicado. Los comicios de este domingo fueron mantenidos. Se esperan los primeros resultados hacia las 18H00 GMT.

El hecho de que el sospechoso fuera, según la policía, cercano a los círculos de extrema derecha en los años 1990, confirma los temores de las autoridades alemanas sobre el riesgo de que se desarrolle un "terrorismo de extrema derecha" debido a afluencia de refugiados.

Se estima que entre 800.000 a 1 millón de solicitantes de asilo llegarán a Alemania en 2015. El lunes, en ocasión de su primer aniversario, el movimiento islamófobo Pegida, prevé una marcha en su feudo de Dresde.

Pero la clase política alemana ha hecho de la lucha contra la extrema derecha, también responsable de decenas de ataques desde el comienzo del año contra centros de acogida de refugiados, una prioridad.

Sin embargo, otras voces de alzan a favor del cierre de las fronteras, una medida que Merkel rechaza, ya que la considera como una "falsa solución".

AFP