Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El general Sergei Rudskoi, miembro del estado mayor ruso, expone la situación en Siria el 5 de mayo de 2017 en Moscú

(afp_tickers)

Turquía planteó este jueves que las fuerzas multinacionales de las diferentes partes involucradas en el conflicto sirio puedan ser desplegadas en las llamadas zonas de "distensión" en Siria.

Irán, Rusia y Turquía lograron un acuerdo el 4 de mayo en las negociaciones de paz realizadas en la capital kazaja Astana, que plantea la creación de cuatro "zonas de distensión" en Siria.

Ibrahim Kalin, portavoz del presidente Recep Tayyip Erdogan, afirmó que los tres países tienen ya un grupo de trabajo que prepara los elementos logísticos destinados a garantizar la paz en esas zonas.

Añadió que en la región de Idlib, en el norte de Siria, las fuerzas de monitoreo serían "principalmente" tropas turcas y rusas.

Alrededor de Damasco serán "principalmente tropas de Rusia e Irán", agregó el portavoz en un encuentro con periodistas en Ankara, citado por la prensa turca.

En la región de Daraa, fuerzas jordanas y estadounidenses pueden ser desplegadas, añadió. Kalin no mencionó que fuerzas serían desplegadas alrededor de Homs, la otra zona de distensión planeada.

Rusia sugirió que fuerzas kirguizas y kazajas pueden involucrarse en esa tarea, añadió el portavoz.

Kalin dijo que las delegaciones técnicas están abordando la logística y los detalles requeridos en esas zonas.

"¿Quién será desplegado y cuándo? ¿Cómo se garantizará el orden?", dijo.

"Las conversaciones entre funcionarios turcos, rusos e iraníes siguen de manera intensa. Estamos esperanzados", puntualizó.

El memorándum de acuerdo logrado en las negociaciones de Astana no especifica un fecha de inicio para la implementación de las "zonas de distensión".

Las zonas no cubrirán todo el país y están localizadas en ocho de las 14 provincias sirias. Las zonas del noreste sirio bajo control kurdo fueron dejadas fuera.

Falta saber como reaccionarán ante las propuestas el régimen sirio y Estados Unidos.

Desde el inicio del conflicto sirio en 2011, Turquía ha sido un fuerte opositor al presidente Bashar al Asad y ha apoyado a los rebeldes que buscan sacarlo del poder.

Rusia e Irán han sido los principales aliados internacionales del presidente sirio y han suministrado apoyo militar al régimen de Damasco.

Pero Rusia y Turquía han trabajado en el último año estrechamente para terminar con los combates y liderar las conversaciones de paz.

AFP