Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Civiles sirios huyen, el 12 de marzo de 2018 de Afrin

(afp_tickers)

Turquía incrementó la presión en torno al bastión kurdo de Afrin, en el norte de Siria, que Ankara quiere que esté "totalmente rodeado" por sus fuerzas este miércoles, lo que podría remodelar la situación militar en ese país.

Al mismo tiempo, las fuerzas del régimen sirio de Bashar al Asad, apoyadas militarmente por Rusia, intentan hacerse con el control del último bastión rebelde de Guta oriental, a las puertas de la capital Damasco.

Por su parte, los ministros de Exteriores de Rusia y Turquía --los dos países extranjeros con mayor peso en el multipolar conflicto sirio-- se reunieron en Moscú.

El canciller ruso, Serguei Lavrov, aseguró que los rebeldes sirios preparan "provocaciones" con armas químicas en Guta Oriental para alentar una nueva intervención de la coalición internacional.

- 'Soñando despierto' -

El presidente turco, Recep Tayip Erdogan, espera que el bastión kurdo de Afrin esté "totalmente rodeado" antes de este miércoles por la noche, indicó una fuente presidencial.

Sin embargo, poco antes en un discurso televisado, Erdogan había sido mucho más tajante: "Espero [...] que Afrin haya caído por completo de aquí a esta noche", dijo.

La fuente presidencial clarificó luego estas declaraciones de Erdogan sobre la caída del enclave.

"En el discurso del presidente, la frase 'espero que Afrin haya caído por completo de aquí a esta noche' debería entenderse como que 'el cerco se haya completado esta noche'", dijo esa fuente que pidió no ser identificada.

"Parece que [...] Erdogan está soñando despierto cuando dice que Afrin caerá esta noche", reaccionó por su parte Redur Khalil, portavoz de las YPG (Unidades de Protección Popular).

El gobierno de Ankara acusa a este grupo kurdo de tener vínculos con el Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK), que lleva a cabo en el sureste de Turquía una guerra de guerrillas.

- Alianzas cruzadas -

Turquía lanzó un operación militar contra este enclave del norte de Siria el 20 de enero para expulsar a las YPG de la frontera entre los dos países.

El PKK está considerado una organización "terrorista" por Turquía y sus aliados occidentales. En cambio, Estados Unidos apoya a las YPG en la lucha contra el grupo Estado Islámico (EI) en Siria.

El ejército turco había anunciado el martes que estaba finalizando su cerco a la ciudad de Afrin, donde viven unas 350.000 personas. Otro portavoz de las YPG, Birusk Hasakeh, presente en dicha ciudad, negó que estuviera totalmente asediada, pero declaró que el último acceso que permite salir de ella era objetivo de violentos bombardeos.

El OSDH dijo que 10 combatientes prorrégimen murieron en bombardeos aéreos turcos contra un puesto de control en la única ruta que une Afrin con el territorio adyacente bajo control del régimen de Bashar al Asad.

"Las rutas utilizadas en el este por los terroristas para entrar y salir de la región se cerrarán hoy o mañana", añadió Erdogan este miércoles.

El jefe del Estado turco reiteró que, después de Afrin, Turquía "limpiará" las otras ciudades controladas por las YPG en el norte de Siria, como Manbij, donde también hay soldados estadounidenses.

- Evacuaciones médicas -

Entretanto, en el otro gran frente de la guerra, al sur del país, decenas de civiles estaban siendo evacuados este miércoles del enclave rebelde de Guta Oriental, cerca de Damasco, en el segundo día de evacuaciones médicas de este feudo insurgente bombardeado por el régimen sirio desde hace tres semanas.

A pesar de esas evacuaciones, murieron otros 245 civiles en ataques aéreos en la zona, informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Naciones Unidas ha pedido evacuaciones médicas urgentes para más de 1.000 personas que necesitan desesperadamente un tratamiento médico que es imposible en el enclave.

Las primeras evacuaciones se iniciaron el martes en la principal ciudad del enclave, Duma, tras llegarse a un acuerdo con los grupos yihadistas que controlan parte del enclave.

Guta Oriental, el último enclave rebelde a las puertas de Damasco, está sitiado desde 2013 y es blanco de una vasta ofensiva de las fuerzas del régimen sirio desde el 18 de febrero.

Según el OSDH, Damasco ya controla 60% del territorio del enclave y la ofensiva contra Guta dejó 1.185 civiles muertos.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes









Teaser Longform The citizens' meeting

«ALZATE LE MANI PER IL MIO COMUNE!»

The citizens' meeting

AFP