Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Binali Yildirim habla con medios de comunicación extranjeros este sábado 20 de agosto en Estambul, una imagen divulgada por su oficina de prensa

(afp_tickers)

El Gobierno turco quiere ser "más activo" en la crisis de Siria en los próximos seis meses para que "termine el baño de sangre", anunció este sábado el primer ministro de Turquía, que alberga a millones de refugiados que huyen de la guerra en Siria.

"El baño de sangre debe terminar. Los bebés, los niños, los inocentes no deberían morir", dijo Binali Yildirim, refiriéndose a este conflicto que ha causado más de 290.000 muertos en cinco años.

"Esta es la razón por la cual Turquía va a ser más activa intentando impedir (que esta situación) se agrave en los seis próximos meses", agregó.

"Vamos a trabajar más. La inestabilidad (en Siria) nos hace sufrir" añadió el primer ministro turco, cuyo país acoge 2,7 millones de refugiados sirios, de los cuales más de un cuarto de millón en campamentos.

Pero Yildirim no precisó en qué consistiría esa mayor implicación de su país, que apoya a los rebeldes sirios, participa en la coalición liderada por Estados Unidos contra el grupo Estado Islámico (EI), poniendo a su disposición la base de Incirlik (sur) para los bombardeos antiyihadistas, y hasta hace poco pedía la salida del presidente sirio Bashar al Asad.

Turquía se reconcilió recientemente con Rusia e incrementó además sus vínculos con Irán, pese a que ambos países son los principales aliados de Asad.

"Nos guste o no, Asad es hoy uno de los actores" de la guerra en ese país y "se le puede hablar para la transición" política, admitió Yildirim, aunque añadió: "Turquía no lo hará de ninguna manera".

"Creemos que el PKK, Dáesh y Asad no deben formar parte del futuro de Siria" precisó, aludiendo a los combatientes kurdos del Partido de los Trabajadores y al grupo EI.

- La "amenaza" kurda -

Al referirse a los bombardeos sin precedentes de la aviación siria sobre Hassaké (nordeste) contra los kurdos, el primer ministro turco se felicitó de que el régimen sirio haya comprendido que los kurdos se convierten en "una amenaza también para Siria".

"Es una situación nueva" y "está claro que el régimen (de Damasco) comprendió que la estructura que los kurdos intentan formar en el norte (de Siria) comenzó a convertirse en una amenaza también para Siria", declaró Yildirim, aludiendo a los planes de los kurdos de unir las regiones bajo su control, a ambos lados de la frontera turca.

Es la primera vez desde el inicio de la guerra en Siria, en 2011, que aviones del régimen de Damasco bombardean posiciones kurdas.

Los kurdos de Siria (15% de la población) autoproclamaron en marzo una "región federal", con la aspiración de unir en un solo territorio las regiones que controlan en el norte de este país. Al mismo tiempo, los combatientes kurdos se han convertido, sobre todo para Washington, en la fuerza más eficaz para combatir en Siria a los yihadistas del Estado Islámico.

Pero Turquía no quiere que los kurdos sirios --ahora asesorados por fuerzas especiales estadounidenses en tierra-- constituyan una unidad territorial a las puertas de su frontera.

Ankara libra desde 1984 una interminable guerra en el sudeste de Turquía contra los "terroristas" del PKK. Más de 40.000 personas han muerto desde que esta organización empuñara las armas hace más de 30 años para luchar por la creación de un estado kurdo independiente en el este de Turquía.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP