Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un manifestante sostiene la edición del 11 de septiembre de 2017 del diario Cumhuriyet durante una protesta ese día por el juicio a varios de sus trabajadores en Estambul

(afp_tickers)

El juicio en Turquía por actividades "terroristas" a varios colaboradores del periódico Cumhuriyet, feroz opositor al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, se reanudó este lunes cerca de Estambul.

En total, 17 dirigentes, periodistas y otros empleados actuales o del pasado de Cumhuriyet, uno de los diarios de referencia en Turquía, son acusados de haber ayudado a diversas "organizaciones terroristas armadas". Pueden ser condenados a hasta 43 años de prisión.

Para los defensores de los derechos humanos, este caso es emblemático de la erosión de las libertades en Turquía desde el fallido golpe de Estado del 15 de julio de 2016, seguido de purgas masivas que alcanzaron a los sectores críticos al poder, como responsables prokurdos, medios y organizaciones no gubernamentales.

"Estoy siendo juzgado por mis actividades de periodista, y lo único que pido hoy es un proceso justo", declaró ante el juez el columnista Kadri Gürsel.

"Sea cual sea el veredicto que hoy salga de aquí, tengo la conciencia tranquila. Y si queda, aunque sea un resquicio, de justicia en este periodo en el que la justicia está siendo pisoteada, sé que seré absuelto", añadió.

Al columnista se le acusa de tener vínculos con el movimiento del predicador Fethullah Gülen, a quien Ankara responsabiliza de haber ideado el golpe de Estado, algo que Gürsel volvió a negar tajantemente. La acusación se basa en que el columnista recibió llamadas y mensajes de texto, que dejó sin responder, de presuntos gulenistas.

Además, Gürsel también está acusado de haber "creado la percepción de que Turquía es un país dirigido por un régimen autoritario" en una columna titulada "Erdogan quiere ser nuestro padre".

El periódico Cumhuriyet ("República"), fundado en 1924 y uno de los decanos de la prensa turca, denuncia en este juicio un intento por derribar a uno de los últimos periódicos independientes del país. Publicó varias exclusivas que irritaron al presidente Erdogan.

Al término de la primera semana de juicio, a fines de julio, un tribunal de Estambul decidió poner en libertad provisional a siete colaboradores de Cumhuriyet detenidos en octubre y encarcelados desde entonces, entre ellos el caricaturista Musa Kart.

Pero Gürsel y otros pilares del periódico, como su dirigente Akin Atalay, su jefe de redacción, Murat Sabuncu, y el periodista de investigación Ahmet Sik, continúan en detención preventiva.

Los retratos de los cuatro, así como el de Emre Iper, un contable del diario también enjuiciado, fueron publicados en la tapa de la edición de este lunes con el título "Queremos justicia".

La audiencia de este lunes se lleva a cabo en Silivri, cerca de Estambul, en un tribunal adyacente a la prisión de alta seguridad en donde están encarcelados los periodistas. Como en la audiencia anterior, una importante multitud asiste al juicio.

- "Juicio absurdo" -

Según la acusación, los colaboradores de Cumhuriyet ayudaron a al menos tres "organizaciones terroristas": los separatistas del Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK), un grupúsculo de extrema izquierda llamado DHKP-C y el movimiento del predicador exiliado en EEUU Fethullah Gülen.

"Símbolo de nuestra época, el juicio del Cumhuriyet quedará en la historia como la ilustración más concreta y más absurda de la caída de las instituciones y del problema de la justicia", escribió el domingo en Cumhuriyet la columnista Asli Aydintasbas.

Entre los acusados figura también Can Dündar, exjefe de redacción de Cumhuriyet criticado por Erdogan tras publicar en 2015 un artículo en el que afirmaba que Ankara entregaba armas a islamistas en Siria. Exiliado en Alemania, está siendo juzgado en rebeldía.

Según el sitio P24, especializado en libertad de prensa, unos 170 periodistas están detenidos en Turquía, la mayoría en el marco del estado de emergencia decretado después del golpe fallido.

Pero no sólo hay periodistas turcos víctimas de esta embestida. Colegas extranjeros también están concernidos: Deniz Yücel, periodista germano-turco, está encarcelado desde febrero, y Loup Bureau, joven periodista francés, desde fines de julio.

Turquía está en el 155º lugar de 180 en la clasificación de 2017 de libertad de prensa de Reporteros Sin Fronteras (RSF).

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP