Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, durante un discurso en Estambul el 12 de marzo de 2017

(afp_tickers)

El partido en el poder en Turquía renunció a los mítines favorables al presidente, Recep Tayyip Erdogan, en territorio alemán antes del referéndum del 16 de abril, poniendo provisionalmente fin a dos semanas de grave crisis entre los dos países.

"Todas las manifestaciones previstas en el futuro han sido anuladas", declaró un portavoz de la "célula de coordinación" en el extranjero del AKP, el partido del presidente turco.

La decisión se tomó "en Ankara", precisó esta representación del AKP con sede en Colonia, en el oeste de Alemania, un país que cuenta con tres millones de turcos, la mayor diáspora turca en el mundo, de los cuales 1,4 millones están inscritos en las listas electorales.

La Unión de Demócratas Turcos Europeos (UETD), organización pro-Erdogan de la diáspora turca, anunció por su parte en la revista alemana Wirtschaftswoche que no organizará "ninguna nueva manifestación" en Alemania con ministros turcos de aquí al 16 de abril.

Sin embargo, "reuniones de información" siguen previstas "a nivel local" sin representación del Gobierno turco, precisó el presidente de la UETD, Zafer Sirakaya.

Esta decisión, después de varias semanas de disputa entre Turquía y varios países europeos, llega al día siguiente de las amenazas de la canciller alemana, Angela Merkel, de prohibir a los responsables turcos cualquier acto político en territorio germano.

Merkel no apreció los nuevos ataques que realizó el domingo Erdogan acusándola de recurrir a "prácticas nazis".

"No vamos a tolerar que el fin justifique siempre los medios y que todos los tabúes se pronuncien sin respeto por el sufrimiento de los que fueron perseguidos y asesinados durante el nacionalsocialismo", respondió la dirigente.

Se trató de ataques "absurdos y chocantes", había asegurado este martes el vicecanciller y ministro de Exteriores alemán, Sigmar Gabriel, quien afirmó que se "traspasaron los límites".

- Crisis germano-alemana -

Las relaciones entre Turquía y Alemania atraviesan una grave crisis desde que algunas autoridades locales alemanas prohibieran varios actos electorales a favor de Erdogan en el país, de los que el mandatario turco se sirvió para denunciar a Europa y en particular a Berlín.

Alemania, pese a acusar a Ankara de haber "traspasado la línea" con las declaraciones sobre el nazismo, ha tratado sin embargo de evitar una confrontación directa por temor a una escalada que beneficiaría a Erdogan para movilizar a su electorado.

Por su lado, como forma de respuesta a la Europa "antiturca y antiislámica", Erdogan exhortó este martes a sus ciudadanos a votar "sí" en el referéndum que busca otorgarle más poderes al presidente y cuyo resultado se anuncia ajustado.

"Les pido que den una respuesta para que quienes nos ven por televisión desde el extranjero, nuestros ciudadanos, Europa y el mundo entero puedan escucharnos", dijo durante un mitin en Ankara.

Tras haber albergado a más de un millón de migrantes en 2015 y 2016, la Alemania de Angela Merkel necesita a Turquía para frenar el flujo de refugiados hacia Europa, en el marco del pacto UE-Turquía firmado en marzo de 2016.

En todo caso, esta crisis tendrá un impacto duradero en las posibilidades de Turquía de entrar en la UE, cuando las negociaciones ya están en punto muerto.

Incluso en la izquierda alemana, donde hasta ahora había partidarios de una adhesión de Turquía, ya son pocos los que apoyan esta perspectiva.

AFP