Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Presidente ucraniano, Petro Porochenko, llega al Palacio Elysee, en París, el 2 de octubre de 2015.

(afp_tickers)

Estados Unidos expresó este martes su satisfacción tras el aplazamiento de elecciones "ilegales" por parte de los separatistas pro-rusos en el este de Ucrania y se felicitó de un inicio de la retirada de armas pesadas por parte de Kiev, Moscú y los rebeldes.

"Estados Unidos da la bienvenida a (...) la postergación de las elecciones ilegales en el este de Ucrania por parte de los separatistas apoyados por Rusia", dijo el portavoz del Departamento de Estado, Mark Toner, al principio de su rueda de prensa diaria.

Esta posición de la diplomacia estadounidense, en un contexto de gran calma en el conflicto de Ucrania, es una de las más positivas de Washington en los últimos 18 meses, aunque los norteamericanos no han mencionado aún una salida definitiva de la crisis en Ucrania.

Sin embargo, Toner subrayó que las personas que viven en las zonas controladas por los separatistas tienen "derecho a elegir a sus representantes locales a través de las elecciones que cumplan las normas internacionales, la legislación de Ucrania y que sean monitoreadas por la OSCE, como lo exigen los acuerdos (de paz) de Minsk" firmados en 2014 y 2015 por Moscú y Kiev bajo auspicios de Berlín y París.

Toner también celebró que "Ucrania, Rusia y los separatistas comenzaron a retirar las armas pesadas en la línea de contacto en el este de Ucrania" y dijo que se veía "un refuerzo del cese al fuego y del retiro de las armas y combatientes en Ucrania, como estipulan los acuerdos de Minsk".

"Queda mucho trabajo por hacer", aclaró igualmente. Otro diplomático estadounidense, hablando de forma anónima, también ha descartado por el momento la perspectiva de un rápido final para la crisis en Ucrania.

Los separatistas pro-rusos del estado de Ucrania anunciaron el martes el aplazamiento a 2016 de las elecciones locales previstas para el 18 de octubre y el 1 de noviembre, conforme a la petición de los europeos, el Kremlin y Kiev.

Desde el comienzo de la crisis política en Ucrania a finales de 2013 y el conflicto armado desatado en el este en 2014, Estados Unidos ha condenado de forma rutinaria las acciones de los separatistas pro-rusos y denunciado la participación militar de Moscú.

El conflicto armado de Ucrania, ex república soviética situada en la frontera con los países de la Unión europea, causó la muerte de más de 8.000 personas desde su inicio en abril de 2014.

AFP