Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La cantante rusa Yuliya Samoilova, el 7 de marzo de 2014, en la apertura de los Juegos Paralímpicos de invierno en Sochi

(afp_tickers)

La crisis entre Ucrania y Rusia ha invadido el ámbito del concurso de Eurovisión tras la decisión ucraniana de prohibir la entrada al país a la candidata rusa, una cantante que se desplaza en silla de ruedas quien debía participar el 13 de mayo en Kiev en la edición 2017.

Las autoridades ucranianas recriminan a Yuliya Samoilova, de 27 años, haber brindado un concierto en junio de 2015 en Crimea, justo un año después de la anexión rusa de esta península que integraba Ucrania.

"Los servicios especiales ucranianos (SBU) prohibieron a Yuliya Samoilova durante tres años la entrada a Ucrania. La decisión acaba de ser tomada", declaró por teléfono a la AFP una portavoz del SBU, Olena Gitlyanska.

Esta "decisión fue tomada en base a informaciones recibidas sobre la violación de la ley ucraniana", agregó la portavoz.

Sin sorpresas, esta decisión de los servicios especiales inmediatamente desencadenó la ira en Rusia, donde Eurovisión es particularmente seguido.

El viceministro de Relaciones Exteriores ruso, Grigori Karassin, citado por la agencia Interfax, denunció un "nuevo acto repugnante, cínico e inhumano de las autoridades de Kiev".

Varios diputados rusos llamaron por su parte a boicotear Eurovisión, seguido por 200 millones de telespectadores a través de toda Europa.

"No debemos en ningún caso tomar una medida recíproca, como prohibir a los cantantes ucranianos entrar a Rusia. En cambio, boicotear Eurovisión, que tendrá lugar en un país nacionalista, he aquí lo que debemos hacer", declaró a Interfax el diputado Igor Morozov.

- Organizadores manifiestan decepción -

Organizadora del certamen, la Unión europea de radio-televisión (UER) se manifestó en un comunicado: "debemos respetar las leyes del país anfitrión, pero estamos profundamente decepcionados por esta decisión que contradice el espíritu del concurso y la noción de acogida que forma parte de sus valores".

"Continuaremos el diálogo con las autoridades ucranianas con el objetivo de que todos los artistas puedan participar en el 62º concurso en Kiev", agregó la UER.

Samoilova, una mujer discapacitada en silla de ruedas, fue seleccionada el 12 de mayo por Rusia para interpretar en Eurovisión la balada romántica "Una llama quema".

Pero el anuncio de su designación por la cadena rusa Perviy Kanal fue inmediatamente denunciada por algunos ucranianos, por su participación en el recital de Crimea en 2015.

País anfitrión del concurso gracias a su victoria en la edición de 2016, Ucrania advirtió inmediatamente que se aprestaba a prohibir la entrada a su territorios de Samoilova, denunciando una "provocación" rusa.

Tras revelarse durante su participación en un programa de televisión ruso, Yuliya Samoilova se hizo conocer por el gran público poco después al cantar en la inauguración de los Juegos Paralímpicos (de invierno) de Sochi, en 2014.

Conocido por sus canciones melosas, el concurso de Eurovisión es con frecuencia agitado por tensiones políticas. Rusia y Ucrania mantienen relaciones muy tensas tras la anexión de Crimea por Moscú, a la que siguió un conflicto armado en el este ucraniano entre el ejército de Kiev y separatistas prorrusos.

AFP