AFP internacional

Vista de plantaciones de coca en la comunidad de Calzada, a unos 380 kilómetros al norte de La Paz, el 27 de octubre de 2013

(afp_tickers)

La Unión Europea no reducirá su cooperación financiera a Bolivia, tras la polémica ley que aprobó con la que casi duplicó las plantaciones de coca, aunque reiteró que redirigirá la ayuda, señaló este martes el embajador del bloque en La Paz, León de la Torre.

"Desde que se aprobó la Ley (en marzo pasado), estamos estudiando cómo perfeccionar, mejorar y hacer más efectiva nuestra cooperación con Bolivia en esta materia. Se comentó de reenfocar los proyectos, pero no reducir", señaló el diplomático, citado por el portal en internet de la radio gubernamental Patria Nueva.

"Por lo tanto, nosotros seguimos comprometidos en el apoyo a Bolivia, sobre todo en la lucha contra el narcotráfico", acotó.

En tanto, el viceministro boliviano de Defensa Social, Felipe Cáceres, precisó que el monto de la asistencia hasta 2020 es de unos 60 millones de euros.

La UE afirma tener un presupuesto global para Bolivia de 281 millones de euros (unos 300 millones de dólares) para el período 2014-2020, para varias áreas como la reforma judicial, la lucha antidrogas, la gestión del agua y la promoción del fortalecimiento de la sociedad civil.

El propio embajador De la Torre habló en marzo pasado de "reenfocar" y "reformular" la asistencia de Bruselas, luego de que el gobierno del presidente Evo Morales, líder de los cosechadores de coca, aprobó la elevación de los cultivos de la milenaria planta de 12.000 hectáreas hasta 22.000 hectáreas.

En Bolivia es legal el uso de la coca, para mascado, infusión y rituales religiosos andinos, mientras la oposición recordó que un estudio financiado en 2013 por la propia UE establecía que las necesidades sólo ameritaban unas 14.700 hectáreas.

El techo anterior de 12.000 hectáreas fue fijado por una ley de casi finales de la década de 1980.

El gobierno boliviano justificó su medida arguyendo que los estudios mencionados quedaron desactualizados ante la actual demanda y que también planea industrializar la coca con fines medicinales y su exportación.

Morales criticó el mes pasado que la UE pretenda reducir su cooperación.

El bloque europeo es el principal socio de Bolivia en la lucha contra las drogas, después de que el país expulsara en 2008 a la agencia antidrogas estadounidense DEA, acusada por Morales de apoyar un supuesto complot político de la oposición.

AFP

 AFP internacional