Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El ministro griego de Finanzas, Euclides Tsakalotos (centro), ante el presidente del Eurogrupo y ministro holandés del ramo, Jeroen Dijsselbloem (dcha), en la reunión del ECOFIN en el Consejo Europeo, en Bruselas el 25 de mayo de 2016

(afp_tickers)

La aparente unidad mostrada en Bruselas no duró más que unas horas. Apenas anunciado el acuerdo sobre Grecia el FMI y los europeos revelaron nuevamente sus divergencias sobre el alivio de la monumental deuda griega.

Tras meses de conversaciones, los países de la zona euro aceptaron en las primeras horas del miércoles en Bruselas entregar 10.300 millones de euros para evitar que Grecia caiga en cese de pagos. Esos fondos ya estaban previstos en el plan de ayuda otorgado hace casi un año.

El Fondo Monetario Internacional (FMI), que participó en las negociaciones, aceptó ese desembolso crucial para Atenas pero hizo notar sus desacuerdos con los europeos.

El FMI viene diciendo desde hace meses que el plan de ayuda a Grecia es irrealista y amenaza con no aportarle fondos propios a menos que Bruselas conceda a Grecia un sustancial alivio de la carga de su deuda.

El FMI quiere particularmente darle a todos los pagos de Grecia un período de gracia hasta 2040.

Y este miércoles, el FMI volvió a marcar su posición y señalar que no fue escuchado. Los europeos solo se comprometen a aliviar la deuda desde 2018.

"No estamos en una situación en la que el FMI pueda decir que estamos prontos para avanzar", dijo en Washington un alto funcionario que pidió el anonimato.

Aseguró que el FMI ha hecho cuestión de otorgarle "concesiones" a Grecia, que está en recesión desde 2008 y hace un año estuvo a un tris de ser expulsada de la UE por el calamitoso estado de sus cuentas.

El FMI renunció así a su exigencia de ver a los europeos comprometerse a reducir la deuda griega que equivale a 180% de su PIB. Empero dio señales claras de que esa renuncia no significa haber firmado un cheque en blanco.

"No cederemos en cuanto a que necesitamos adecuadas garantías sobre el alivio de la deuda antes de subirnos a bordo", dijo el funcionario del FMI tras las negociaciones culminadas este miércoles en Bruselas.

Para el FMI los objetivos planteados por los europeos son prácticamente irrealizables; en particular la obligación de tener un superávit primario (fuera de pagos de deuda) de 3,5% del PIB en 2018.

Si la zona euro se vuelve más flexible sobre el deuda griega, el FMI podría volver a desembolsar fondos propios para Grecia antes de fin de año, dijo el funcionario del Fondo.

- Furia alemana -

Primera economía europea, Alemania volvió a hacer frente al reclamo del FMI dado que considera que Atenas ya sea ha beneficiado de condiciones muy favorables.

"Una madurez (de la deuda) de más de 30 años (...) si se extiende por 20 años suplementarios, explíquenme como no es un recorte. Así podríamos dar un período de gracia de 1.000 años", ironizó el miércoles el ministro alemán de Finanzas Wolfgang Schaüble en Bruselas.

"¿Saben que pasará después?", inquirió a los periodistas y respondió: "Todos los Le Pen del mundo podrán decir 'hagan caer a sus políticos, los han tomado por idiotas".

Alemania celebra elecciones generales en 2017.

Berlin quedó en una situación paradójica: a los alemanes les horroriza aliviar la deuda a un país que ya recibió tres planes de rescate desde 2010, pero, al mismo tiempo exigen que el FMI esté presente como garantía de seriedad e intransigencia.

Ignorando las reservas del FMI, Schaüble asegura que la participación de la entidad en el auxilio de Grecia no está en duda. "El FMI participará en un programa de tres a cuatro años", aseguró.

Acaso como señal de las tensiones, el ministro se permitió lanzar un dardo sobre la ausencia en Bruselas de la directora gerente de la entidad Christine Lagarde debido a un viaje a Kazajistán.

"Hubiera sido útil que la directora gerente hubiese estado presente. Indudablemente nos hubiera hecho ganar varias horas", dijo Schaüble.

¿Cómo salir del estancamiento? Una opción que permitiría reducir la deuda hasta un nivel políticamente menos costoso es la de que los europeos compren títulos de deuda griega en poder del FMI cuyos tipos de interés son mucho más altos.

Eso formaría parte de medidas "significativas" a tomar a mediano plazo, indicó el miércoles la agencia calificadora Fitch.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP