Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

(De I a D) Los jefes de Estado y de Gobierno de Reino Unido, Francia, Canadá, Japón, Italia, Estados Unidos y Alemania, y los presidentes comunitarios (C, atrás), el 27 de mayo en Ise Shima, Japón, en la cumbre del G7

(afp_tickers)

Una salida de Reino Unido de la Unión Europa (UE) después del referéndum previsto el 23 de junio representaría un riesgo grave para el crecimiento mundial, declararon este viernes los dirigentes del G7 al término de una cumbre de dos días en Japón.

"Una salida del Reino Unido de la UE invertiría la tendencia a la expansión del comercio mundial y de la inversión, así como de los empleos que generan, y representaría un nuevo riesgo para el crecimiento", dijeron en su declaración final, en la que definieron el crecimiento mundial como una "prioridad urgente".

Estimando que "el crecimiento mundial sigue siendo moderado y está por debajo de su potencial mientras que persiste el riesgo de un crecimiento débil", los dirigentes del G7 "reiteraron su compromiso de cara a utilizar todos los instrumentos de política económica -monetaria, presupuestaria y estructural- individual y colectivamente".

Sobre las reformas de fondo de sus sociedad y economías, los siete países se comprometieron a "seguir con las reformas estructurales para reforzar el crecimiento, la productividad y el potencial de producción y dar ejemplo respondiendo a los desafíos estructurales".

En su declaración, también hicieron referencia a la cuestión migratoria que afronta Europa y se comprometieron a aumentar la ayuda global para tratar esta cuestión.

"El G7 reconoce que los movimientos de migrantes a gran escala representan un reto mundial que requiere una respuesta mundial", indicó el texto.

En 2015, unos 1,3 millones de migrantes, muchos de ellos procedentes de países desgarrados por conflictos, como Siria o Irak, pidieron asilo en la UE, más de un tercio de ellos en Alemania.

En lo que va de año, según la Oficina de Migraciones Internacionales, unos 190.000 migrantes y refugiados llegaron por mar a Europa -a Italia, Grecia, Chipre y España-.

"Nos comprometemos a aumentar la ayuda global para responder sin dilación a las necesidades inmediatas y a largo plazo de los refugiados y de las otras personas desplazadas, así como a las necesidades de las comunidades que los reciben", dijeron los dirigentes de los siete países industrializados.

"El G7 insta a las instituciones financieras y a los donantes bilaterales a reforzar su ayuda financiera y técnica", dice el texto.

Por otro lado, los dirigentes expresaron su preocupación ante la agravación de las tensiones marítimas en los mares de China Meridional y Oriental.

"La situación en los mares de China oriental y meridional nos preocupa y destacamos la importancia fundamental de una gestión y arreglo pacíficos de los litigios", dijeron en su comunicado final.

El texto no cita ningún país en particular pero las tensiones se agravaron los últimos tiempos en el mar de China meridional, reivindicado en su práctica totalidad por Pekín, que ha construido allí unas islas artificiales, para enfado de países como Vietnam y Filipinas.

Pekín y Tokio se disputan la soberanía de territorios deshabitados del mar de China oriental.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP