Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una multitud sostiene velas en Hong Kong el 4 de junio de 2017, día del 28º aniversario de la sangrienta represión de 1989 contra un movimiento prodemocrático en la plaza de Tiananmen, en Pekín

(afp_tickers)

Liu Shaoming, un activista chino, fue condenado este viernes a cuatro años y medio de cárcel tras haber relatado la sangrienta represión en 1989 contra el movimiento prodemocrático en la plaza de Tiananmen, un tema tabú en China, informó su abogado.

El activista, exempleado de una fábrica, estaba detenido desde mayo de 2015 tras describir su experiencia en las manifestaciones en una página web de información en chino con base en EEUU.

Este viernes fue condenado a cuatro años y medio de cárcel por el Tribunal Popular Intermediario de Cantón, declaró a la AFP su abogado, Wu Kuiming.

"Fue declarado culpable de incitación a la subversión", indicó Wu. "Las pruebas son los artículos publicados en internet que escribió para recordar los acontecimientos". Liu Shaoming apelará el veredicto, según el magistrado.

China, que intenta silenciar cualquier debate sobre los acontecimientos relacionados con las manifestaciones de 1989 en Pekín, suele detener a activistas o mantenerlos bajo vigilancia.

En la madrugada del 4 de junio de 1989, tras siete semanas de manifestaciones para exigir reformas democráticas en China, decenas de miles de soldados respaldados por cientos de tanques abrieron fuego contra la multitud hasta llegar a la plaza de Tiananmen. La represión causó entre varios cientos y un millar de muertos.

Liu Shaoming viajó en su momento hasta la capital china para participar en las manifestaciones. "Es un preso de conciencia y tiene que ser puesto en libertad inmediatamente y sin condiciones. La única cosa de la que es culpable Liu Shaoming es de ejercer de forma legítima su libertad de expresión", estimó en un comunicado William Nee, investigador especializado en China de Amnistía Internacional.

AFP