AFP internacional

Un policía se aproxima a uno de los supuestos autores del atentado de Londres, tendido en el suelo tras ser tiroteado, el sábado 3 de junio por la noche a las afueras del Borough Market, en la capital británica

(afp_tickers)

Un nuevo atentado, el segundo en menos de dos semanas en el Reino Unido, dejó siete muertos, además de los tres autores, y casi 50 heridos el sábado por la noche en una zona de bares de Londres.

Tres hombres atropellaron con su furgoneta a los transeúntes que caminaban por el famoso London Bridge, el Puente de Londres, antes de abandonar el vehículo y lanzarse a acuchillar a gente en Borough Market, una zona llena de bares y restaurantes en torno al mercado. La policía abatió a los tres hombres.

"Por desgracia, acaban de confirmar que siete personas han muerto", declaró la jefa de la policía londinense, Cressida Dick. Además, hay 48 personas hospitalizadas. Muchos heridos fueron tratados en el lugar por lesiones que los servicios de emergencia catalogaron como "menos serias".

"A las 22H08 (21H08 GMT) de ayer empezamos a recibir avisos de que un vehículo había atropellado a los transeúntes en el London Bridge", dijo el portavoz.

"El vehículo continuó conduciendo de London Bridge a Borough Market. Los sospechosos abandonaron el vehículo y un número de personas fue acuchillado", añadió.

"Policías armados respondieron rápidamente y de forma valiente, enfrentándose a los tres sospechosos varones, que recibieron disparos y murieron", añadió.

La muerte de los sospechosos se produjo "a los 8 minutos" de que la policía recibiera el aviso del incidente, se congratuló el portavoz.

"Los sospechosos", añadió, "llevaban algo que parecían cinturones explosivos pero luego se revelaron falsos", concluyó.

Entre los heridos figuran cuatro franceses y un australiano, indicaron los responsables de los gobiernos respectivos.

La canciller alemana, Angela Merkel, expresó su solidaridad. "Hoy estamos unidos más allá de cualquier frontera por el horror y el duelo pero también por la determinación", dijo.

El presidente ruso Vladimir Putin también condenó el atentado y expresó su "profundo pésame" al pueblo británico.

- A cuatro días de las elecciones -

El atentado ocurre a cuatro días de las elecciones legislativas y es el segundo en el Reino Unido en menos de dos semanas, tras el que dejó 22 muertos en Mánchester el 22 de mayo, en un concierto de Ariana Grande.

Sin embargo, se asemeja más al vivido el 22 de marzo cerca del parlamento, cuando un hombre atropelló a la gente que cruzaba el puente de Westminster y luego acuchilló a un policía, matando a cinco personas en total.

La primera ministra Theresa May expresó su solidaridad "con los que están atrapados en estos hechos horribles" y el alcalde de Londres, Sadiq Khan, tildó el atentado de "bárbaro" e injustificado.

"Fue un ataque deliberado y cobarde contra londinenses y visitantes de nuestra ciudad que disfrutaban de su sábado por la noche", dijo.

Los partidos conservador y laborista británicos anunciaron además la suspensión de su campaña electoral para las legislativas del 8 de junio.

Una testigo, Dee, de 26 años, que vive en Londres pero no es británica, dijo a la AFP, visiblemente conmocionada, que se trataba de "un atentado terrorista".

"Una camioneta chocó contra las vallas del London Bridge, y luego había un tipo con un cuchillo, bajó las escaleras y entró en un bar. Es un bar francés. No entró en el bar, estaba en la terraza", explicó, sin querer dar su apellido o nacionalidad.

- "Estaban apuñalando a todo el mundo" -

Otro testigo, Alex Shellum, dijo a la BBC que estaba en un bar en el London Bridge con unos amigos cuando "entró una mujer herida buscando ayuda. Sangraba abundantemente por el cuello, parecía que le habían cortado el cuello. La gente trató de atajar la hemorragia".

Gerard, otra persona presente en el lugar contó a la BBC cómo vio a un hombre dándole al menos diez cuchilladas a una chica. "Estaban apuñalando a todo el mundo. Corrían y gritaban: '¡Esto es por Alá!'", dijo el testigo.

El presidente de EEUU, Donald Trump, aprovechó el atentado para reclamar que la justicia desbloquee su pretensión de prohibir la entrar en el país a personas de ciertas nacionalidades. "¡Necesitamos la prohibición de viajar como nivel adicional de seguridad!", escribió Trump en Twitter.

El puente London Bridge fue cerrado en ambos sentidos y las imágenes de televisión mostraban numerosos vehículos policiales en la zona, además de varias ambulancias.

La policía difundió tres consignas: "Corre a un lugar seguro, es mejor opción que negociar o rendirte"; "Escóndete, silencia tu teléfono, apaga la vibración, atrinchérate si puedes; llama a la policía al 999 cuando sea seguro".

Will Heaven, el jefe de redacción de la revista The Spectator, informó en Twitter que vio que había "dos víctimas, una en la vereda y otra en el borde de la vía" y dijo que en el lugar habían policías armados.

AFP

 AFP internacional