Navigation

Un camión bomba explota contra hotel en Kabul

Personal de seguridad afgano en Kabul tras el ataque suicida en Kabul el 23 de julio de 2016 afp_tickers
Este contenido fue publicado el 01 agosto 2016 - 00:08
(AFP)

Un camión bomba embistió y explotó la madrugada del lunes contra un hotel frecuentado por extranjeros y cercano a una base estadounidense en Kabul, informó una fuente de seguridad, sin que en un primer momento haya informes independientes sobre victimas.

Los talibanes reivindicaron el ataque contra el hotel, y dijeron haber matado un centenar de "invasores" estadounidense, pero las autoridades policiales se negaron a confirmarlo.

Northgate está ubicado cerca de la base aérea estadounidense de Bagram, y es un hotel con gran protección, rodeado de muros y torres de vigilancia. En su sitio Internet el establecimiento reivindica aplicar estrictas medidas de seguridad y que su personal de custodia ha seguido entrenamiento militar.

Las comunicaciones telefónicas con el hotel quedaron interrumpidas inmediatamente después del ataque y la zona fue bloqueada por policías y militares que impedían acercarse al hotel.

En un mensaje difundido a través de twitter, los talibanes dijeron que el ataque del camión bomba contra el alojamiento de "los invasores norteamericanos" abrió el camino para que ingresaran al edificio sus combatientes provistos de lanzacohetes y fusiles.

Hay "un centenar de invasores norteamericanos muertos" afirmó en twitter Zabihullah Mujahid, portavoz de los talibanes, sin que fuera posible en un primer momento confirmar esa información con otras fuentes.

La policía sin embargo desmintió que se hubiesen producido tiroteos. El responsable de investigaciones criminales, Feraidoon Obaidi, dijo a la AFP que aún no sabía si había víctimas por el ataque.

Los partes de guerra de los talibanes recurrentemente suelen incluir detalles y cifras inexactas o de difícil comprobación.

La explosión, que se escuchó en vastos sectores de Kabul, ocurrió alrededor de las 01h30 del lunes (21h00 GMT del domingo).

Este ataque ocurre una semana después de un doble atentado suicida en la capital que dejó al menos 80 muertos y 230 heridos.

Previamente en junio, durante el mes de Ramadán, Kabul fue objeto de otros dos ataques.

El 20 de junio fueron asesinados saliendo de la zona de seguridad 14 guardias nepalies empleados para dar protección a embajadas occidentales.

Y el 30 de junio otro doble atentado suicida contra un convoy de cadetes de la policía le costó la vida a 30 efectivos recién diplomados.

De acuerdo con cifras de las Naciones Unidas, divulgadas la semana pasada, entre enero y junio de este año 1.601 civiles murieron y 3.565 resultaron heridos debido a combates y atentados en Afganistán.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo