AFP internacional

Unos cascos azules de Naciones Unidas montan guardia en el exterior de un centro de votación de Bangui durante la segunda ronda de las elecciones presidenciales y legislativas, el 14 de febrero de 2016

(afp_tickers)

Un casco azul marroquí seguía desaparecido este miércoles en República Centroafricana, después de que un grupo armado atacara un convoy de la misión de la ONU en el país (MINUSCA), matando a cuatro camboyanos, tres de ellos "salvajemente asesinados", indicó la fuerza.

Un "grupo de civiles" centroafricanos está "negociando" con los asaltantes para encontrar al soldado marroquí desaparecido tras el ataque del convoy, a 470 kilómetros al este de Bangui, cerca de la frontera con la República Democrática del Congo (RDC), indicó la MINUSCA a la AFP.

El convoy fue detenido el lunes a las 20H00 (19H00 GMT) cerca de Bangasou, en la provincia de Rafai, precisó la MINUSCA, que atribuyó el ataque a un grupo anti Balaka. Un casco azul camboyano murió en el intercambio de disparos, así como ocho asaltantes, según la fuerza de la ONU.

Otros tres cascos azules, "tomados" por los asaltantes durante el ataque, fueron hallados muertos, había indicado el martes la MINUSCA.

Se trata de tres camboyanos, "salvajemente asesinados" por sus raptores, precisó este miércoles a la AFP el director de comunicados de la misión de Naciones Unidas, Hervé Verhoosel.

Los cascos azules heridos -diez, según la ONU- fueron evacuados a Bangui, donde debían recibir la visita del presidente de la Asamblea General de Naciones Unidas, Peter Thomson, que este miércoles por la mañana viajó a la capital con motivo de una visita prevista desde hacía tiempo.

Se trata del ataque más mortífero contra la MINUSCA desde su creación, en 2014. El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, condenó "firmemente" este ataque y recordó que constituye "un crimen de guerra".

Desde el derrocamiento del expresidente François Bozizé por los rebeldes Seleka en 2013, República Centroafricana está inmersa en un conflicto entre los Seleka, que dicen defender a la minoría musulmana, y los anti Balaka, grupos mayoritariamente cristianos.

AFP

 AFP internacional