Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El logo de la constructora brasileña Odebrecht, el 23 de junio de de 2016

(afp_tickers)

Un fiscal argentino abrió una causa contra el jefe de la Agencia Federal de Inteligencia, Gustavo Arribas, sobre supuestas transferencias que habría recibido en 2013 de un operador financiero de la empresa Odebrecht condenado en Brasil en el escándalo conocido como 'Lava Jato'.

Arribas, amigo y hombre de confianza del presidente Mauricio Macri, se despegó de las acusaciones del caso Odebrecht. "Niego rotundamente cualquier relación con el Lava Jato", dijo en un comunicado el martes.

Tras su imputación, el titular de la AFI agregó en su comunicado un documento con una de las transferencias bancarias por las que se lo investiga.

Horas antes, el fiscal federal Federico Delgado imputó a Arribas y pidió determinar si estuvo involucrado en la trama de pago de sobornos de la petrolera estatal Petrobras en Brasil que ha condenado a prisión a decenas de políticos y empresarios de ese país.

Según el registro de transferencias bancarias que hizo el operador Leonardo Meirelles para Odebrecht, que él mismo aportó a la justicia de su país, en 2013 realizó cinco giros por un total de 600.000 dólares a una cuenta de Arribas, que vivía en ese país y se ocupaba de la compra y venta de futbolistas.

Tras la información revelada la semana pasada por el diario La Nación, la diputada Elisa Carrió, una aliada de Macri, y luego un grupo de legisladores de la oposición, pidieron una investigación judicial.

Los registros indican que las transferencias se hicieron desde una cuenta bancaria en Hong Kong controlada por Meirelles a través de una empresa "de fachada", supuestamente destinada al pago de sobornos, lavado de activos y evasión.

El dinero fue transferido a una cuenta de Arribas en la sucursal Zúrich del Crédit Suisse que figura en su declaración jurada ante la Oficina Anticorrupción.

Arribas, que regresó el domingo de vacaciones, aún no se presentó en la justicia.

Hasta ahora solo había emitido un comunicado en el que admitió haber recibido 70.475 dólares de "parte del pago del precio por la compraventa de un inmueble" de su propiedad en San Pablo, Brasil.

"Arribas va a traer los papeles el día 23, cuando el brasileño (presunto comprador) vuelva de sus vacaciones, demostrando que él compró un departamento y le giró ese dinero vía Meirelles. No entiendo cómo se relaciona Arribas con Odebrecht", lo defendió Macri.

El mandatario dijo que tampoco entendía la vinculación de Arribas y Meirelles con una obra pública clave reimpulsada en octubre por su gobierno, para el paso subterráneo de un tren, el Sarmiento, que cubre 35 km entre Buenos Aires y la periferia oeste.

Según La Nación, los pagos a Arribas coinciden con la fecha en que se anunció la reactivación de un contrato para esta línea subterránea.

Tras varias idas y vueltas, las obras comenzaron en octubre y están a cargo de Odebrecht, la empresa italiana Ghelli y IECSA, constructora que el padre de Macri vendió en 2007 a Angelo Calcaterra, primo de Macri.

AFP