Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Cruces y crucifijos en una tienda en Saint-Wandrille-Rançon (Francia), el 13 de diciembre de 2016

(afp_tickers)

El movimiento católico Sodalicio de Vida Cristiana reveló el sábado que alcanzó un acuerdo de reparación económica por 2,8 millones de dólares con 47 víctimas de abusos cometidos por jerarcas de esa organización, actualmente investigada por el Vaticano.

El anuncio fue hecho por el superior general del Sodalicio, Alessandro Moroni, en un video difundido por las redes sociales cinco días después de que la fiscalía de Perú archivara 27 denuncias contra el fundador del movimiento, Luis Fernando Figari, acusado de secuestrar y abusar de jóvenes de su agrupación.

"Entre reparaciones económicas, asistencia médica o psicológica, ayuda para reinserción laboral y el apoyo a algunas personas cuyos casos no correspondían a este proceso, pero que tenían necesidades urgentes, el monto aprobado para estos fines hasta el momento asciende a más de 2.842.000 dólares", dijo Moroni, quien precisó que no podía dar a conocer la identidad de las víctimas.

"Para nosotros la principal responsabilidad no recae sobre el Vaticano o la iglesia peruana. La principal responsabilidad no es tampoco del Ministerio Público. La principal responsabilidad de buscar la verdad y reparar el daño es nuestra", aseveró Moroni.

Explicó que el Sodalicio basó su decisión "en una evaluación moral, considerando la verosimilitud de los testimonios recibidos" por una comisión independiente que investigó las denuncias.

La iglesia católica interviene en el caso desde abril de 2016 cuando el Papa Francisco nombró a un interventor para que se reúna con las víctimas y tome una decisión sobre el futuro del movimiento, actualmente en reestructuración.

La fiscal María del Pilar Peralta, quien investigó el caso desde octubre de 2015, archivó el lunes las denuncias alegando, entre otras cosas, que "por el tiempo transcurrido desde la creación de dicho movimiento -más de 40 años- los delitos ya habrían prescrito, de haberse cometido".

Dicha decisión beneficia al fundador del Sodalicio, Luis Fernando Figari, de 69 años, un laico peruano que vive en una casa religiosa en Roma y a otros exlíderes de ese colectivo, que el Papa Juan Pablo II reconoció en 1997 como sociedad de vida apostólica laica, incorporándola al derecho pontificio.

"El proceso contra Figari sigue adelante en Roma y solo nos queda esperar el pronunciamiento final de las autoridades vaticanas", concluyó el actual líder del Sodalicio.

Las denuncias contra la organización suman 27 y algunas de ellas aparecieron publicadas en el libro "Mitad Monjes, Mitad Soldados", de Pedro Salinas y Paola Ugaz, en octubre de 2015.

Figari fundó el Sodalicio en Perú en 1971. Reclutaba a adolescentes de colegios privados de clase alta y los llevaba a vivir en comunidad como "soldados de Cristo". El movimiento se expandió a Colombia, Chile, Argentina, Brasil, Estados Unidos, Costa Rica, Ecuador e Italia.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP