AFP internacional

El sheriff del condado de Orange en Orlando, Jerry L. Demings, habla con la prensa el 5 de junio de 2017

(afp_tickers)

Un hombre que fue despedido de su empleo en abril abrió fuego este lunes en la compañía en Orlando (centro de Florida) donde trabajaba y mató a cinco personas antes de suicidarse, dijo la policía al descartar vínculos terroristas.

El atacante fue identificado por la policía como John Robert Neumann Jr, un hombre blanco de 45 años que vivía solo y era veterano de guerra, dado de baja en 1999.

Neumann se suicidó después del tiroteo cerca de las 08H00 locales (12H00 GMT), en momentos en que las autoridades respondían a los múltiples llamados de emergencia. Ocho personas sobrevivieron al ataque sin resultar heridas, según la policía.

Había sido despedido en abril de su trabajo en Fiamma Inc, una empresa que distribuye artículos para motorhomes.

"Era un empleado disgustado que volvió al negocio esta mañana", dijo el alguacil del condado de Orange, Jerry Demings.

"No tenemos pistas de que el sujeto participe en ningún tipo de organización terrorista", añadió. "Por el momento esto probablemente sea un incidente violento en el lugar de trabajo".

Neumann estaba armado con una pistola, un cuchillo de cacería y otro más pequeño, pero cometió los ataques con el arma de fuego.

Según el recuento policial, tres hombres y una mujer murieron a tiros en el negocio en un área industrial de la calle Forsyth Road, cerca de la Universidad Full Sail, al este de Orlando. Otro hombre murió en el hospital y el atacante se pegó un tiro.

El FBI está asistiendo en la investigación, pero por el momento la evidencia muestra que Neumann era un "atacante solitario".

"Nada indica que el atacante iba a actuar hoy. Sólo podemos pedir a la gente que notifique a las fuerzas del orden ante cualquier actividad sospechosa", dijo Demings.

Una residente de la zona, Shelley Adams, dijo a la prensa local que recibió una llamada de su hermana, Sheyla McIntyre, desde la escena del crimen. "Estoy bien, estoy bien", le dijo la hermana. "Mi jefe esta muerto".

El alguacil Demings dijo que el atacante había protagonizado un incidente de violencia en este negocio hace tres años, pero no se le presentaron cargos en aquel momento.

Hace un año, la turística ciudad de Orlando fue escenario de un tiroteo en un club gay que dejó 49 muertos, la mayoría puertorriqueños, y decenas de heridos.

Las autoridades se preparan para conmemorar el lunes próximo el primer aniversario de este ataque masivo, considerado el más mortífero en Estados Unidos desde los atentados del 11 de septiembre de 2001.

El atacante Omar Mateen -quien murió abatido por la policía- ingresó al bar Pulse disparando al azar y devastó a la comunidad gay jurando lealtad al grupo Estado Islámico.

"A lo largo del último año, la comunidad de Orlando ha enfrentado desafíos como nunca antes", dijo el gobernador de Florida, Rick Scott, en un comunicado tras conocer del incidente este lunes.

"Pido a todos los floridanos que recen por las familias de las víctimas de este insensato acto de violencia".

AFP

 AFP internacional