Navigation

Un informe indonesio apunta al sistema de mandos en el accidente del Boeing de Lion Air

El accidente de un Boeing 737 Max de la compañía Lion Air, el 29 de octubre de 2018, dejó 189 muertos afp_tickers
Este contenido fue publicado el 23 octubre 2019 - 12:17
(AFP)

Varios defectos mecánicos y de diseño del sistema de mandos de vuelo son los elementos clave para explicar el accidente, el año pasado, de un Boeing 737 Max de la compañía Lion Air en Indonesia, informaron este miércoles los investigadores indonesios a las familias de las víctimas.

"Durante el diseño y certificación del avión (737 MAX) se formularon hipótesis respecto a la reacción del piloto ante fallos que, aunque estaban conforme a las directivas en vigor, no produjeron el efecto esperado", según el informe definitivo del Comité Nacional indonesio de Seguridad de Transportes, presentado a las familias a puertas cerradas en Yakarta.

El informe definitivo sobre este accidente, ocurrido el 29 de octubre de 2018, se publicará en esta semana, el viernes según la prensa.

El comité habló del "factor contributivo" de las fallas del MCAS, sistema automático que debe impedir que el avión caiga en picado.

Este texto precisa que el sistema era vulnerable ya que sólo contaba con un único captor y que éste, reemplazado en el aparato de Lion Air accidentado, fue "mal calibrado" durante una reparación.

Según las conclusiones de las autoridades indonesias, el hecho de que los pilotos del 737 MAX no recibieran las informaciones para encarar este tipo de disfunción empeoró la situación.

"Como el informe no ha sido oficialmente publicado por las autoridades responsables de la investigación, para nosotros es prematuro comentar su contenido", declaró a la AFP una portavoz de Boeing.

Los 189 pasajeros y tripulantes del Boeing 737 MAX murieron cuando el aparato se estrelló en el mar de Java, poco después de despegar de Yakarta.

El pasado marzo, un aparato similar de la compañía Ethiopian, que hacía el trayecto entre Adís Abeba y Nairobi, también se estrelló, provocando 157 víctimas mortales.

En ambos casos, el sistema automático MCAS fue centro de las investigaciones.

Luego de estas dos tragedias, todos los aparatos 737 MAX, el avión más vendido por Boeing, quedaron en tierra impedidos de volar.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.