Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una marcha de protesta contra la detención del joven inmigrante mexicano Daniel Ramírez Medina, beneficiario del programa Deferred Action for Childhood Arrivals (DACA), el 17 de febrero de 2017 en Seattle (EEUU)

(afp_tickers)

Un joven mexicano que llegó a Estados Unidos de niño, detenido desde hacía seis semanas a pesar de estar protegido por un decreto que impide su expulsión del país, fue liberado, informaron sus abogados.

Daniel Ramírez Medina, que se acogió al programa DACA (Deferred Action for Childhood Arrivals en inglés), firmado por el expresidente Barack Obama en 2012, fue puesto en libertad por orden de un juez el martes, detallaron los abogados.

Los agentes de inmigración detuvieron en febrero a Ramírez, que llegó a Estados Unidos cuando tenía 7 años, pese a que su estatus de DACA seguía en vigor.

Como el de Ramírez, se han producido otros casos similares, lo que ha despertado preocupaciones en los grupos de abogados de derechos humanos sobre cómo afectará la política migratoria del nuevo presidente Donald Trump a los migrantes protegidos por el DACA.

El DACA se firmó para garantizar que los migrantes que llegaron con sus padres de niños a Estados Unidos puedan permanecer y trabajar en el país. Unos 750.000 jóvenes, conocidos como "dreamers", se acogieron al programa.

En el caso de Ramírez, los agentes de inmigración irrumpieron en su casa para detener a su padre en el marco de una investigación separada, y después afirmaron que Ramírez había confesado que pertenecía a una pandilla.

Ramírez, que no tiene antecedentes penales, negó estas acusaciones.

El martes, en una audiencia, el juez John Odell de Seattle lo liberó bajo fianza de 15.000 dólares a la espera de nuevos procedimientos.

"Como los tres cuartos de millón de soñadores en este país, Daniel fue traído a Estados Unidos de niño y no conoce ningún otro hogar", declaró Mark Rosenbaum, un abogado de la asociación Public Counsel y miembro del equipo legal de Ramírez.

"Es un importante primer paso hacia la justicia para Daniel", destacó.

A inicios de marzo, agentes de migración habían arrestado a una joven inmigrante argentina, cuya autorización por DACA había expirado aunque su trámite de renovación se encontraba en proceso.

Daniela Vargas había participado de un acto público en el estado de Misisipi (sur del país) en favor de inmigrantes indocumentados, y de acuerdo con las autoridades el gesto invalidaba su pedido de renovación de DACA.

Sin embargo, Vargas fue liberada una semana más tarde a "discreción" de la agencia migratoria estadounidense ICE y deberá presentarse periódicamente ante esa instancia gubernamental.

El abogado de Vargas, Nathan Elmore, dijo a la prensa que "la orden de deportación es una nube que cuelga sobre ella (...) es algo que la pone en peligro todos los días".

AFP