Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una imagen del pasajero Andrew Leoncelli tomada el 1 de junio de 2017 muestra a un agente de policía fuertemente armado en el vuelo MH128 de Malaysia Airlines para arrestar a un joven con problemas psiquiátricos en Melbourne

(afp_tickers)

Un esrilanqués intentó entrar en la cabina de pilotaje de un avión de Malaysia Airlines diciendo que llevaba una bomba horas después de haber salido de una unidad psiquiátrica, informó este jueves la policía australiana.

El hombre, de 25 años, amenazó con hacer saltar por los aires el avión, pero fue inmovilizado por otros pasajeros.

El vuelo MH128 despegó de Melbourne el miércoles a las 23h11 (13h11 GMT) con destino a Kuala Lumpur, pero tuvo que dar media vuelta.

"Salió (el miércoles) de cuidados psiquiátricos y creemos que después compró un billete de avión, se fue al aeropuerto y embarcó", declaró a los periodistas el jefe de la policía del estado australiano de Victoria, Graham Ashton.

Varios pasajeros consiguieron inmovilizarlo en el suelo y atarlo antes de que el avión efectuase un aterrizaje forzoso en el aeropuerto de Melbourne.

Después, varios agentes de una unidad de élite de la policía subieron a bordo.

El joven vivía en Dandenong, un barrio a las afueras de Melbourne, y estudiaba en una escuela de cocina.

Dijo que tenía una bomba, pero en realidad era una antena Bluetooth casi del tamaño de un teléfono móvil, declaró Ashton, que precisó que el hombre sufría trastornos psiquiátricos.

- Hora y media de calvario -

El viceministro de Transporte malasio, Abdul Aziz Kaprawi, ya descartó la pista terrorista. "No es un secuestro. Un pasajero perturbado intentó entrar en la cabina de pilotaje", declaró a la AFP.

Para los pasajeros, fue un calvario de hora y media.

Andrew Leoncelli, un exfutbolista australiano que viajaba en clase business, contó a la radio 3AW lo sucedido.

"Un miembro de la tripulación le dijo: 'Siéntese usted, señor, siéntese', y él contestó: 'No, no me voy a sentar, voy a hacer estallar el avión'", dijo.

"El empleado gritaba: '¡Necesito ayuda!, ¡necesito ayuda!'. Entonces me desabroché el cinturón de seguridad y me acerqué a él". El exjugador de Melbourne, de 42 años, afirma que el joven corrió hacia la parte trasera, donde dos hombres lo pararon y lo maniataron.

El comisario Andy Langdon declaró que los ocupantes del avión habían vivido una experiencia "muy traumática", pero su comportamiento fue "heroico".

Según otro pasajero, Arif Chaudery, "las familias y los niños estaban muy asustados, algunos gritaban". "Nos juntamos tres o cuatro" para ayudar a controlar al hombre, declaró a la televisión Channel Nine.

"Le tiramos al suelo, la tripulación trajo un cinturón, lo atamos de brazos y piernas y lo pusimos boca abajo", describió.

Laura, una pasajera que no quiso dar su nombre completo, declaró a ABC que temió por su vida. "Pensé que el avión se iba a estrellar, que la bomba iba a estallar, que iba a morir", afirmó.

Este incidente se produce meses después de la suspensión de las investigaciones internacionales encabezadas por Australia, Malasia y China para encontrar los restos del vuelo MH370 de Malaysia Airlines, que desapareció misteriosamente hace tres años.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP