AFP internacional

El líder chavista Diosdado Cabello participa en un mitin contra el secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, en Caracas, el 28 de marzo de 2017

(afp_tickers)

El poderoso líder chavista Diosdado Cabello dijo que entregará el diario El Nacional a la clase trabajadora venezolana si gana una demanda contra ese medio, que consideró dichas declaraciones como una amenaza de "expropiación".

"Si nosotros ganamos esa demanda, El Nacional pasará a ser el periódico de los trabajadores y las trabajadoras (...) para que tengan un medio de comunicación y para que se diga la verdad", advirtió Cabello el jueves durante un acto en apoyo al presidente venezolano, Nicolás Maduro.

En 2015, Cabello, uno de los más prominentes dirigentes oficialistas, demandó a El Nacional por "difamación e injuria", después de que éste reprodujera un artículo del periódico español ABC que lo vinculaba con el narcotráfico.

Aunque no ha trascendido qué tipo de reparación exige el político, por la misma publicación el medio digital La Patilla fue condenado a pagarle unos 500.000 dólares por "daño moral", reveló él mismo el miércoles.

"Diosdado Cabello amenaza con expropiar El Nacional", señaló una nota publicada en la página web del medio, duro crítico del Gobierno y uno de los de mayor tradición en Venezuela, con 74 años de circulación.

"Escúchame Diosdado, yo no te tengo miedo ni El Nacional tampoco (...). ¿Quién se cree Diosdado Cabello para darle órdenes al sistema judicial?", expresó Miguel Henrique Otero, presidente editor del diario en su portal web.

Según Cabello, la idea de entregar el control del diario a los trabajadores surgió durante una conversación sostenida el miércoles con el gobernante socialista.

"No es por la plata, sino por la verdad", subrayó.

El dictamen contra La Patilla y la advertencia a El Nacional se presentan en medio de masivas protestas opositoras contra Maduro, que dejan 60 muertos en dos meses, según la fiscalía.

El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa ha contabilizado decenas de agresiones contra periodistas durante las movilizaciones, a la vez que denuncia una política de "censura y autocensura" impuesta por el Gobierno a medios de comunicación.

Maduro, por su parte, acusa a un sector de la prensa de formar parte de una conspiración para derrocarlo, mediante una campaña sistemática de desprestigio contra su administración.

AFP

 AFP internacional