Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Howard Lam, un militante prodemocracia de Hong Kong, se une a una huelga de hambre el 29 de diciembre de 2007 en esta región semiautónoma china

(afp_tickers)

Un militante de un partido prodemocracia de Hong Kong, Howard Lam, afirmó este viernes que unos agentes chinos le secuestraron y golpearon, después de que comunicara su intención de enviarle a la viuda del disidente chino Liu Xiaobo una foto firmada por el futbolista argentino Lionel Messi.

Howard Lam, miembro del Partido Democrático, lanzó esas acusaciones durante una rueda de prensa en la que enseñó varias grapas metálicas en sus piernas y marcas rojas en la tripa. Tras la convocatoria con los medios se dirigió a un hospital.

Declaró que el jueves le secuestraron unos hombres que hablaban en mandarín, el idioma mayoritario en China pero no en Hong Kong, donde la lengua oficial es el cantonés.

El militante explicó asimismo que el martes recibió una llamada telefónica de un hombre que decía que hablaba en nombre de las autoridades chinas, y que le pidió que no enviara una foto de Messi a Liu Xia, la viuda del fallecido premio Nobel de la Paz Liu Xiaobo.

Lam, que denunció lo ocurrido a la policía hongkonesa según su partido, contó en su página de Facebook que había recibido una foto con la firma de la estrella del Barcelona dirigida a Xiaobo. Como la foto le llegó tras la muerte del disidente, quería enviársela a su viuda.

La excolonia británica de Hong Kong es desde 1997 una región semiautónoma china que goza en teoría hasta 2047 de una libertad inaudita en comparación a la del continente en virtud del principio "un país, dos sistemas". Pero numerosos habitantes temen que Pekín esté aumentando su control sobre el territorio hongkonés.

Los agentes chinos no tienen derecho a intervenir en Hong Kong, aunque los supuestos secuestros de un millonario chino a principios de 2017 y de un librero hongkonés en 2015 hacen temer que Pekín haya franqueado esa línea.

Liu Xiaobo murió de cáncer de hígado el pasado 13 de julio en un hospital de China. El escritor y profesor fue condenado en 2009 a 11 años de prisión por "subversión" por reclamar reformas democráticas, pero las autoridades chinas lo dejaron salir de prisión debido a su enfermedad.

Se negaron, sin embargo, a dejarle viajar al extranjero para seguir un tratamiento. Según el abogado de su viuda, ésta desapareció y no habló con nadie desde el día anterior a la muerte de su marido.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP