Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Imagen de una plataforma petrolera tomada el pasado 29 de septiembre en centro-sur del mar Mediterráneo

(afp_tickers)

Treinta empleados de una plataforma petrolífera de Azerbaiyán en el mar Caspio estaban desaparecidos este sábado, un día después de que se declaró un incendio en las instalaciones, anunció la petrolera azerbaiyana Socar.

Otras 32 personas pudieron ser rescatadas, añadió Socar, que publicó la lista de los 30 desaparecidos y de los supervivientes en su página web. La presidencia había anunciado poco antes que el incendio había causado un muerto.

"Pese a las malas condiciones meteorológicas, 32 desapapersonas pudieron ser salvadas", anunció el presidente de esta exrepública soviética del Cáucaso, Ilham Aliev, en un decreto por el que crea una comisión encargada de coordinar el rescate.

"Según las informaciones preliminares, una persona murió. A esta hora las operaciones de rescate siguen", agregó el presidente, sin precisar cuántas personas se encontraban en el sitio.

"Para acelerar las operaciones de rescate y la coordinación de trabajo de las estructuras gubernamentales, tomé la decisión de crear una comisión gubernamental dirigida por el Primer ministro Artur Rasizadé", anunció el presidente Aliev en su decreto.

El viernes, una tormenta dañó un conducto de gas en una plataforma del yacimiento de hidrocarburos Azeri-Chiraq-Guneshli, en las aguas del sur del mar Caspio, provocando el incendio.

Las llamas seguían causando estragos este sábado, y el mal tiempo complicaba las operaciones de rescate llevadas a cabo por los socorristas.

La fiscalía general anunció en un comunicado la apertura de una investigación para esclarecer posibles "infracciones a las reglas de seguridad respecto a incendios".

Vientos de hasta 40 metros por segundo (144 kilómetros por hora) dañaron el conducto de gas el viernes a las 13H40 GMT, explicó la fiscalía.

Los empleados se refugiaron en botes salvavidas que se bajaron hasta 10 metros por encima del mar, pero uno de ellos se desató por culpa del viento con cuatro personas a bordo, una de las cuales murió, precisó la misma fuente.

Las televisiones de Azerbaiyán difundieron imágenes aéreas espectaculares de la plataforma en gran parte devorada por las llamas de varios metros de altura en un mar desatado.

Ex república soviética de nueve millones de habitantes, fronteriza con Irán, Georgia, Armenia y Rusia, Azerbaiyán concentra 80% de las riquezas petrolíferas del Cáucaso del sur.

Este gran exportador de energía constituye el punto de partida de las vías estratégicas de transporte de petróleo del mar Caspio hacia Europa, evitando a Rusia.

Turquía y los europeos desean también importar gas azerbaiyano, especialmente a partir del yacimiento gigante de Shah-Deniz, cuyos primeros suministros son esperados para 2018.

El yacimiento de Guneshli fue descubierto en 1981 en el sur del mar Caspio, a 90 kilómetros al este de la capital Bakú. El acuerdo de exploración y explotación de los recursos del Caspio fue firmado en 1994 entre un consorcio internacional que incluye numerosas compañías petrolíferas multinacionales entre ellas el noruego Statoil, los estadounidenses Chevron y ExxonMobil, el turco Petro SC, el británico BP o el japonés Inpex.

La producción de la sección Guneshli se inició en abril de 2008. La plataforma número 10 es explotada solo por Socar.

Varios accidentes mortales ocurrieron en los últimos años en plataformas petrolíferas offshore del mundo.

Los más importantes ocurrieron en Rusia, donde el naufragio de una plataforma causó 53 muertos en 2011 en el Extremo Oriente de ese país, en Estados Unidos, con la explosión de la plataforma Deepwater Horizon de BP (11 muertos) en el golfo de México, y en México, donde un accidente en aguas del estado de Campeche (sureste) causó 21 muertos en 2007.

La peor catástrofe de los últimos 40 años fue en julio de 1988, cuando un incendio en la plataforma Piper Alpha en el mar del Norte, probablemente por una fuga de gas, causó 167 muertos.

AFP