Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Imagen obtenida de las cámaras de vigilancia del hospital Al-Ahli de Hebrón, en la Cisjordania ocupada, que muestra a los presuntos agentes israelíes entrando en el centro para detener a un palestino, el 12 de noviembre de 2015

(afp_tickers)

Agentes israelíes de civil, que supuestamente acompañaban a una mujer embarazada, realizaron un operativo espectacular este jueves en un hospital de la Cisjordania ocupada que se saldó con un palestino muerto, según vídeos y responsables del establecimiento.

El palestino fue abatido en circunstancias poco claras, cuando las fuerzas israelíes llegaron a este hospital de Hebrón (sur) para detener a un pariente suyo internado allí. Éste era buscado como sospechoso de haber perpetrado un ataque con cuchillo contra un israelí.

Imágenes tomadas por las cámaras de seguridad del hospital muestran a un pequeño grupo de hombres y mujeres entrando al mismo mientras empujaban una silla de ruedas en la que trasladaban a una mujer que parecía embarazada. Inmediatamente después entraron unos veinte hombres de civil que pasaron frente a un cartel que reza "Este hospital se encuentra bajo videovigilancia".

Instantes después, otra cámara captó imágenes en un pasillo contiguo de los mismos hombres vestidos con cazadoras (camperas), con los rostros disimulados bajo "kefies" (pañuelo tradicional árabe), capuchas o gorras, que desenfundaban armas de fuego cortas y largas y continuaban su camino. Entre ellos, la mujer embarazada, que probablemente fuera un hombre disfrazado e integrante del equipo, acelera la marcha en la misma dirección. Dan la impresión de dirigirse hacia la habitación de la persona buscada.

Ocho minutos más tarde, la primera cámara los filma saliendo del hospital y llevando en la silla de ruedas ya no a la mujer embarazada sino al individuo que parecía habían "arrestado".

Se ignora qué ocurrió entre una imagen y otra, pero durante este intervalo Abdalá Azam Shalaldeh, de 27 años y primo del sospechoso, había sido abatido.

Al joven le mataron 'mustaribines', agentes de las fuerzas de seguridad israelíes infiltrados, que son detestados por los palestinos, indicó el ministerio de Salud palestino. Estos agentes, miembros del ejército, de la policía o de la seguridad interior (Shin Beth), son especialistas en operaciones clandestinas. Se trata de judíos, árabes israelíes, drusos o beduinos, hablan árabe como los palestinos y se les parecen físicamente.

"El hecho de que Abdalá Shalaldeh recibiera disparos en la cabeza y en la parte superior del cuerpo sugiere que fue una ejecución extrajudicial", denunció el director para Oriente Medio de Amnistía Internacional, Philip Luther.

- 'Se encontraba en el baño' -

En el lugar, "prohibieron al personal médico moverse, tomaron bajo control el departamento de cirugía, y se dirigieron hacia la habitación de Azam Shalaldeh (el sospechoso capturado) e impidieron a todo el mundo entrar", relató el director del hospital, Jihad Shawar, ante AFP. "Cuando partieron, el hombre (el primo) se encontraba cubierto de sangre. Se intentó auxiliarlo pero ya estaba muerto", añadió.

El Shin Beth y el ejército explicaron que las fuerzas israelíes abrieron fuego cuando un pariente del sospechoso intentó oponerse a su detención y los atacó.

La operación conjunta del Shin Beth, el ejército y la policía tenía por objetivo arrestar a Azam Shalaldeh, miembro de una familia de militantes de Hamas, la organización islamista enemiga de Israel, dijo el primero.

El 25 de octubre, Azam Shalaldeh, de 20 años, hirió gravemente a un israelí cerca de la colonia de Mezad, al noreste de Hebrón, según el servicio de seguridad interior. La víctima había logrado dispararle, pero el agresor logró huir.

Bilal Shalaldeh, hermano del sospechoso Azam y por lo tanto primo del abatido Abdalá, contestó la versión israelí. Él también se encontraba en la habitación cuando ocurrieron los hechos, dijo a AFP.

"Hacia las 03H00 de la madrugada, entraron mustaribines en civil a la habitación blandiendo armas, arrestaron a mi hermano y a mí me ataron. Mi primo se encontraba en el baño en ese momento. Cuando abrió la puerta, sin ninguna advertencia, le dispararon cinco tiros", relató. Los agentes israelíes impidieron al personal médico ayudarlo hasta que abandonaron la habitación, según él.

Hebrón, un polvorín donde unos 500 colonos israelíes viven atrincherados bajo alta protección militar en medio unos 200.000 palestinos, concentra los más duro de la ola de violencia actual entre palestinos e israelíes.

AFP