Un palestino condenado por el asesinato de tres israelíes murió este martes de cáncer en el hospital adonde había sido trasladado desde la cárcel, informaron las autoridades penitenciarias de Israel.

La muerte, que desencadenó acusaciones palestinas de negligencia, se produce en medio de una tensión palpable, con protestas programadas en varios lugares de Cisjordania.

La autoridad penitenciaria de Israel dijo que un "prisionero de seguridad", gravemente enfermo y cuyo nombre no fue precisado, murió después de ser trasladado a un hospital israelí.

La agencia de noticias oficial palestina WAFA lo identificó como Sami Abu Diyak, de 36 años, que padecía un cáncer terminal, a quien se le denegó el permiso de salir por razones humanitarias para estar con su familia.

Sami Abu Diyak fue detenido en 2002, durante la segunda intifada palestina. La autoridad penitenciaria dijo que fue condenado por matar a tres personas.

La comisión de asuntos de prisioneros palestinos afirman que las tensiones son altas en las prisiones israelíes después de este deceso.

El presidente palestino Mahmud Abbas dijo en un comunicado que consideraba a Israel responsable de la muerte de Abu Diyak, alegando que "fue sometido a la negligencia médica deliberada, practicada por las autoridades de ocupación (israelíes) hacia todos los prisioneros".

Según el club de prisioneros palestinos, es el quinto palestino que muere bajo custodia israelí en 2019.

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes