Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una imagen de la Bolsa de Fráncfort durante la sesión del 6 de julio de 2015 en la ciudad alemana

(afp_tickers)

Las principales Bolsas mundiales sufrieron este miércoles un nuevo mazazo cuando el precio del crudo quedó a menos de 27 dólares y volvió a estremecer el mercado de valores.

El principal índice de Wall Street, el Dow Jones, llegó a perder un 3,5%, pero terminó acotando pérdidas y cerró con una bajada del 1,56%. En el mismo parqué, el Nasdaq bajó un 0,12% y el índice extendido S&P 500 cedió un 1,17%.

"Este puede haber sido el día de la capitulación", es decir, los agentes no esperarán más y salen a vender por considerar que no es rentable seguir esperando, dijo Peter Cardillo, economista jefe de la firma First Standard Financial.

El resto de plazas mundiales también cerraron en rojo: Sao Paulo bajó un 1,08% y Buenos Aires un 4,08%, mientras México nadó contracorriente y subió un 0,09%. En Europa, Londres se desplomó un 3,46%, Fráncfort un 2,82%, París un 3,45%, Milán 4,83% y Madrid 3,20%. Por su parte, la Bolsa de Tokio perdió 3,7% y la de Hong Kong 3,82%, situándose en su nivel más bajo en cuatro años. La Bolsas chinas de Shanghái y Shenzhen perdieron cada una un 1,03%.

Lo mismo ocurrió con las siete plazas financieras de los países del Golfo -que producen diariamente 18 millones de barriles de crudo- en la estela de la de Riad (-5%) y Dubai (-4,6%).

"Es un principio de año calamitoso, probablemente jamás se vio algo así desde el mes de enero de 1998", afirma Xavier de Villepion, vendedor de acciones en HPC.

Todo ello ocurre mientras el barril de petróleo llegó a caer este miércoles a su nivel más bajo en 12 años, por debajo de los 28 dólares el barril.

En Nueva York, el crudo "light sweet crude" (WTI) quedó en 26,55 dólares, lo que significó una caída del 6,7% respecto al martes. En Londres, el Brent perdió 88 centavos para quedar en 27,88 dólares.

Este desplome provoca también turbulencias en Rusia, cuyas exportaciones de crudo y de gas representan más de la mitad de los ingresos presupuestarios del país. El miércoles, la divisa rusa se derrumbaba por debajo de los 81 rublos por dólar, un récord histórico.

Parte de culpa de la imparable caída del petróleo la tienen las pesimistas previsiones de la Agencia Internacional de la Energía (AIE), que advirtió el martes que el mercado se ahogará "en un exceso de oferta" este año. A ello contribuirá el retorno de Irán a los mercados petroleros tras el levantamiento de las sanciones internacionales contra Teherán, lo que puede provocar más caídas de los precios del crudo, explicó la AIE en su informe mensual.

En paralelo, el Fondo Monetario Internacional (FMI) rebajó también el martes su previsiones de crecimiento. El organismo multilateral alertó además del riesgo de un "descarrilamiento de la economía mundial", y citó la ralentización de la economía china y la situación "peligrosa" de numerosos países emergentes.

Los mercados europeos se habían recuperado el martes tras las cifras sobre el crecimiento del PIB chino en 2015, del 6,9%, el menor en 25 años, pero esta situación da a entender que las autoridades adoptarán medidas de reactivación, según Michael Hewson, analista de CMC Markets.

"Es esta incapacidad para mantener las subidas (bursátiles) lo que mina la moral de los inversores a corto plazo", asegura el analista.

- Vuelan miles de millones -

Desde principios de año, los parqués financieros se hundieron, volatilizando miles de millones de dólares de capitalización.

"En el origen de la debacle de este principio de año está el desequilibrio entre la oferta de petróleo y la demanda, y mientras los precios no se estabilicen, los mercados bursátiles lo pasarán mal", opina Chihiro Ohta, analista de SMBC Nikko Securities Inc., en Tokio.

En este contexto, el FMI revisó a la baja en 0,2 puntos su previsión de crecimiento de la economía global para 2016, a 3,4%, con una alerta sobre riesgos "sustanciales" que afectan especialmente a las economías emergentes, amenazadas de "desaceleración generalizada".

En efecto, la ralentización china hace caer las cotizaciones de las materias primas y priva a los países que las exportan -muchos de ellos emergentes- de recursos cruciales.

Además, la subida del dólar, divisa utilizada para fijar precios del petroleo y las materias primas, penaliza así sus cotizaciones, lo que termina de complicar la situación.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP