Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La entrada al centro comercial Doha City en la capital catarí el 24 de noviembre de 2015. Catar votará el próximo mes la introducción de un día exclusivo para las familias en los principales centros comerciales

(afp_tickers)

Decenas de miles de inmigrantes que viajaron solos a Catar podrían ver restringido su acceso a los centros comerciales, si prospera un polémico proyecto que pretende reservar un día por semana a los clientes que acudan en familia.

La inmensa mayoría de los inmigrantes, que trabajan principalmente en las obras del Mundial de fútbol de 2022, son solteros o dejaron a sus esposas e hijos en sus países de origen, principalmente en Asia. En Catar hay alrededor de 1,8 millones de trabajadores extranjeros, que representan un 90% de la población del emirato.

Para muchos, los centros comerciales son lugares de ocio en su día de descanso semanal, entre otras cosas porque se trata de algunos de los pocos lugares públicos climatizados en un país con temperaturas estivales que de media superan los 40ºC.

Estos trabajadores podrían verse privados de ese pequeño placer si el Consejo Municipal Central (CMC) reserva el acceso a los ocho mayores centros comerciales del rico emirato durante uno de los días del fin de semana (viernes, sábado o domingo) a las personas que acudan en familia uno de los días del fin de semana.

El proyecto, que se discutirá el 1 de diciembre, fue calificado de "segregacionista" por organismos de defensa de los derechos humanos.

Naser ben Ibrahim al Mohannadi, un miembro del CMC, alega que la presencia de los inmigrantes intimida a los cataríes, y en especial a las mujeres. "La sociedad catarí está basada en la familia y las familias tienen derecho a tener un día exclusivo para ellas", dijo Mohannadi a la AFP. "Los centros comerciales no son solamente lugares de compra. Son también lugares de diversión y de reuniones familiares", agregó.

- 'Las familias sufren' -

Sheija al Jufairi, una de las dos mujeres del CMC (que cuenta con 29 miembros), también apoya "el día de las familias".

"Es una exigencia esencial", porque "las familias sufren" por "no poder ir a los grandes centros comerciales el fin de semana, a causa de la gran cantidad de trabajadores", sostiene. Sin embargo, Al Jufairi niega cualquier intención discriminatoria, porque la restricción se aplicaría a personas "de cualquier nacionalidad, incluyendo a los solteros cataríes".

El CMC, única instancia de cargos elegidos del emirato, no tiene poder de decisión, por lo que solicitó la presencia en su reunión de un representante del Ministerio de Economía y Comercio.

Para George, un trabajador ghanés que dejó a su mujer y sus dos hijos en su tierra, el proyecto es "una mala noticia". "El viernes es el día en que hago mis compras. Nos tratan como a personas de segunda clase", lamenta.

- 'Una discriminación furtiva" -

Los organismos de defensa de derechos humanos advierten de que esas restricciones perjudicarán la imagen de Catar, ya bastante vapuleada por las controversias sobre las condiciones laborales en las obras del Mundial 2022.

"Es una discriminación furtiva", de carácter "segregacionista", afirma Nicholas McGeehan, investigador de Human Rights Watch, una ONG con sede en Nueva York. "¿Si uno se enfrenta a tantas críticas por los derechos laborales, por qué agregar también la discriminación racial?", se interroga.

Catar también fue criticado recientemente por prohibir la construcción de viviendas para inmigrantes en amplias zonas de Doha.

AFP