Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La policía y las fuerzas de seguridad jordanas se postan el 9 de noviembre de 2015 fuera del centro de entrenamiento al este de Amán donde un agente mató a tres instructores, dos estadounidenses y uno sudafricano

(afp_tickers)

Un policía jordano mató el lunes a tiros a dos instructores estadounidenses y a otro sudafricano antes de ser abatido, diez días después de una serie de atentados mortíferos de Al Qaida en Jordania, país aliado de Estados Unidos.

Anuar Abu Zeid abrió fuego por razones desconocidas en un centro policial donde unos expertos internacionales entrenan a policías jordanos y a veces extranjeros.

El agente hirió a otros dos instructores estadounidenses, tres jordanos y uno libanés, según un comunicado emitido por la noche por el ministro de Información, Mohamed Momani, también portavoz del Gobierno.

Un jordano que también se encontraba en "estado crítico" sucumbió a sus heridas al anochecer, precisó Momani.

El agente, con grado de capitán, fue abatido por sus compañeros. Tenía 28 años, estaba casado y era padre de dos hijos, según la prensa jordana.

En Washington, el presidente Barack Obama indicó que una "investigación profunda estaba en marcha". "Tomamos esto muy en serio y vamos a trabajar en estrecha colaboración con los jordanos para determinar lo sucedido", dijo. "Se está llevando a cabo una investigación para determinar los motivos del crimen y las circunstancias", había afirmado por su parte Momani.

La embajada de Estados Unidos en Amán confirmó el balance anunciado por el Gobierno jordano y "condenó con firmeza este incidente". "La investigación está en marcha y es prematuro especular por el momento sobre el motivo" del ataque, añadió en un comunicado.

La embajada desaconsejó también a los ciudadanos estadounidenses que se desplacen a la zona del ataque.

La familia del asaltante, "conmocionada", fue interrogada por los servicios de seguridad, indicó una fuente cercana a su familia, y afirmó que Anuar Abu Zeid no tenía "ninguna relación con organizaciones terroristas".

Este ataque coincide con el décimo aniversario de los atentados suicidas de Al Qaida del 9 de noviembre de 2005 contra varios hoteles en Amán, en los que murieron unas 60 personas y decenas resultaron heridas.

- "Día difícil" -

En febrero, Jordania ahorcó a una mujer iraquí condenada a muerte por su participación en esos atentados, Sajida Al Rishaui, cuya liberación reclamaba el grupo Estado Islámico (EI).

El tiroteo se produjo el lunes poco después de una ceremonia en memoria de los atentados de 2005, en la que participaron el rey Abdalá II y la reina Rania de Jordania. "Sé que es un día difícil para vosotros. Las tragedias del terrorismo que vive hoy el mundo nos recuerdan lo que habéis vivido hace diez años", declaró el rey ante la presencia de las víctimas.

Más tarde, el rey visitó a los heridos en el tiroteo, ingresados en un hospital militar de Amán.

El ataque del lunes tuvo lugar en el centro internacional jordano de entrenamiento de la policía en la región de Al Mowaqer, a unos 30 kilómetros al este de Amán. Este centro fue creado tras la invasión estadounidense de Irak para formar a las fuerzas de la policía iraquí de la postguerra. Unidades de la policía palestina también se entrenan allí.

Los tres instructores fallecidos, cuyas identidades no han sido divulgadas, estaban contratados para entrenar a la policía jordana, según Momani, citado por la agencia jordana Petra. Los estadounidenses formaban a miembros de las fuerzas de seguridad palestinas y eran contratistas del departamento de Estado, anunció el lunes la diplomacia de Washington. Los dos estadounidenses formaban a miembros de las fuerzas de seguridad palestinas, afirmó por su parte John Kirby, el portavoz del Departamento de Estado, y precisó que el centro de formación, creado para entrenar a policía iraquíes, se orientó recientemente a la formación de policías palestinos. Los dos hombres eran empleados de la empresa de seguridad DynCorp International, con sede en Virginia, cerca de Washington, contratada por el Gobierno estadounidense para formar y entrenar a policías extranjeros, precisó Kirby.

Jordania es un aliado estratégico de Estados Unidos en Oriente Medio y participa en la coalición internacional liderada por Washington contra el Estado Islámico en Siria.

AFP