Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Lindsey Graham es uno de los varios senadores republicanos que han decidido defender al fiscal general Jeff Sessions y al fiscal especial Robert Mueller

(afp_tickers)

Si Donald Trump destituye al fiscal especial que investiga los vínculos de su equipo con la presunta intromisión rusa en las elecciones estadounidenses, Robert Mueller, podría marcar el "principio del fin" de su presidencia, advirtió un alto legislador republicano el jueves.

El senador Lindsey Graham, que compitió brevemente contra Trump en las primarias presidenciales republicanas, también insistió en que habría "un infierno sagrado para pagar" si Trump despidiera a su fiscal general Jeff Sessions.

Estos feroces comentarios demuestran que miembros del propio partido de Trump se han ido irritando progresivamente por los posibles intentos del presidente por apaciguar las investigaciones sobre Rusia.

Trump y su equipo han pasado semanas buscando desacreditar públicamente al fiscal especial Robert Mueller y a su círculo de ayudantes legales, que investigan los esfuerzos de Moscú para influir en las elecciones presidenciales de 2016 y los vínculos de la campaña de Trump con Rusia.

Pero Graham envió una advertencia afilada a la Casa Blanca este jueves, afirmando que "cualquier esfuerzo de ir contra Mueller podría ser el principio del fin de la presidencia de Trump a menos que Mueller cometa algún error".

Los legisladores no han encontrado evidencias de que el equipo de Mueller esté comprometido, y Graham considera que cualquier movimiento por parte de Trump para expulsarle podría ser percibido como cruzar "una línea roja".

"Este esfuerzo dirigido básicamente a marginar y a humillar al fiscal general no va a salir bien en el Senado" o entre los conservadores, dijo Graham, en extensas declaraciones a los periodistas en un pasillo del Capitolio estadounidense transmitidas por CNN.

"Si Jeff Sessions es despedido, habrá un infierno sagrado para pagar", añadió. El fiscal general fue uno de los seguidores más tempranos y leales a Trump, pero la arremetida del mandatario en los últimos días alimenta los rumores de reemplazo.

El presidente le reprocha por haberse recusado de participar en la investigación federal para determinar si hubo colusión entre el equipo de campaña de Trump y Rusia en las elecciones presidenciales de 2016.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP