Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Ucranianos observando un tanque en una exhibición militar en Kiev, el 14 de octubre de 2015

(afp_tickers)

Un soldado ucraniano murió en unos enfrentamientos al este de Ucrania, ilustrando la debilidad de la tregua entre los separatistas prorrusos y el Ejército de Kiev, que celebra este miércoles la nueva fiesta nacional del Defensor de la Patria.

El militar ucraniano abatido el martes es el primero que fallece en combates directos con los rebeldes prorrusos desde mediados de septiembre.

"El martes, en la zona de la operación antiterrorista (nombre con el que Kiev se refiere al conflicto en el este del país) en el Donbas, un soldado murió y dos resultaron heridos tras una violación de la tregua y del régimen de alto el fuego por los rebeldes", indicó este miércoles el servicio de prensa del Ejército ucraniano.

"Los bandidos no se limitaron ayer a sus provocaciones habituales y abrieron fuego con lanzagranadas sobre nuestros posiciones", precisó la misma fuente. El incidente ocurrió cerca de Avdiivka, ciudad cercana al aeropuerto de Donetsk, uno de los bastiones rebeldes. La madrugada transcurrió, sin embargo, con "calma", aseguró el servicio de prensa.

El portavoz militar ucraniano Andrei Lysenko añadió, horas después, que un tercer soldado resultó herido en esos choques. "Los rebeldes abrieron fuego durante diez minutos con armas ligeras y lanzagranadas", precisó.

El conflicto entre los militares ucranianos y los rebeldes prorrusos ha causado más de 8.000 muertos desde su inicio en abril de 2014, pero los combates cesaron casi por completo a raíz de una nueva tregua firmada el 1 de septiembre.

Desde entonces, casi todos los soldados ucranianos muertos en esa zona fallecieron al pisar minas, según las estadísticas oficiales. Los civiles también sufren las consecuencias de las minas. Este miércoles, un electricista de 44 años murió al pisar una en la región de Lugansk, según las autoridades ucranianas.

En el marco del proceso de paz, los beligerantes anunciaron la retirada del frente de sus armas pesadas (de calibre superior a 100 milímetros) pero, según los observadores de la Organización para la Seguridad y la Cooperación (OSCE), siguen manteniendo algunas en la zona.

La retirada de las armas de calibre inferior a 100 milímetros (tanques, cañones y morteros) comenzó a principios de octubre en la región separatista de Lugansk, y debería iniciarse el 18 de octubre en la vecina Donetsk, siempre y cuando se respete el alto el fuego.

A pesar del alto el fuego, se siguen produciendo choques aislados en el este del país.

El sábado murió un rebelde y dos resultaron heridos en las afueras de Donetsk. También falleció un soldado ucraniano. Ucrania y los países occidentales aseguran que Rusia arma y apoya a los separatistas, unas acusaciones desmentidas por Moscú.

- Poroshenko agradece la ayuda extranjera -

Tras la muerte de uno de sus soldados el martes, el ministro ucraniano de Defensa, Stepan Poltorak, indicó este miércoles que las autoridades intentaban entender "lo ocurrido" antes de tomar una decisión respecto a la retirada de armas de calibre inferior a 100 milímetros.

Poltorak se expresaba durante la inauguración de una exposición de material militar en Kiev, con motivo de la nueva fiesta nacional del defensor de la Patria, en honor del ejército.

El gobierno decretó un día feriado este año para celebrar esa fiesta que instauró el año pasado el presidente ucraniano Petro Poroshenko.

En el marco de esta celebración, Poroshenko voló a bordo de un cazabombardero Sukhoi, seguido por los objetivos de las cámaras, una experiencia que recuerda a las de su homólogo ruso, Vladimir Putin.

La presidencia ucraniana difundió un video que muestra a Poroshenko, con casco, en el momento en que se ubica detrás de un piloto en un Su-27 en el aerodromo Zaporijia (sur). "Vuelo de prueba de un avión de caza Sukhoi-27 con la participación del presidente", menciona el sitio oficial de la presidencia.

El mandatario también estuvo en el desfile en el centro de Kiev, donde pudo observar una veintena de tanques modernos, vehículos blindados y 'jeeps' de fabricación ucraniana y estadounidense.

"No necesitamos soldados extranjeros. Pero agradecemos a nuestros socios extranjeros las armas defensivas que al fin comenzamos a recibir", declaró Poroshenko.

AFP