AFP internacional

Trabajadores de oficinas del distrito financiero de Makati, en Manila, esperan en la calle el 8 de abril de 2017 tras un terremoto de magnitud 5,7

(afp_tickers)

El seísmo de magnitud 6,8 con epicentro frente a las costas de Filipinas que sacudió al archipiélago en las primeras horas del sábado, provocando pánico en la población, dejó dos heridos y provocó daños en algunos edificios, informaron las autoridades.

El temblor se produjo a poca profundidad frente al litoral de la región de Mindanao (sur), a 700 kilómetros al sureste de Manila, indicó el Instituto Estadounidense de Estudios Geológicos (USGS).

Las autoridades estadounidenses habían advertido del riesgo de marejadas en Mindanao y en Indonesia después del sismo, que se produjo a las 04H23 hora local (20H23 GMT del viernes), pero dos horas después el alerta fue retirada.

Los residentes de la zona saltaron de sus camas por el miedo y salieron a las calles. El sismo dejó grietas en un hospital, en dos edificios del gobierno y en un puerto.

Al menos una casa se derrumbó y hubo un corte de electricidad, pero breve.

"Primero parecía que el suelo se levantó y después comenzó a moverse violentamente de lado a lado. Después se fue la luz", dijo Adrian Morallas, empleado de la defensa civil en la ciudad de General Santos.

"Me agaché y me escondí debajo de mi escritorio, como dice nuestra directiva para enfrentar los desastres, me pareció muy difícil porque estaba oscuro y el suelo se agitaba", agregó.

Morallas dijo que a las comunidades costeras se les ordenó evacuar la zona como precaución, pero las autoridades no cuentan con datos sobre cuántas personas efectivamente abandonaron sus hogares.

Morallas informó de que dos personas resultaron heridas durante la evacuación en la zona de Mindanao, en las localidades de Glan y de Malapatan.

El sismo se produjo a una profundidad de 41 kilómetros de la isla de Mindanao, informó el USGS.

Filipinas está situado en el "cinturón de fuego" del Pacífico, una zona de contacto de placas tectónicas, lo que provoca una frecuente actividad sísmica y volcánica.

Un mortífero seísmo de magnitud 7,1 dejó 220 muertos en octubre de 2013 en las islas del centro del archipiélago.

AFP

 AFP internacional