Un tribunal en Baréin condenó el martes a 138 personas con penas que van desde los tres años de cárcel a la cadena perpetua y las despojó de su nacionalidad, anunció el fiscal general del reino, Ahmad al Hammadi.

Los condenados, ciudadanos de confesión musulmana chiita según una fuente judicial, formaban parte de un grupo de 169 personas procesadas por "formación de un grupo terrorista" y vínculos con los Guardianes de la Revolución en Irán.

Se trata del mayor grupo de personas condenadas y despojadas de su nacionalidad en un solo juicio desde el inicio de los procesos judiciales contra disidentes chiitas, tras el movimiento de protesta de 2011, según el grupo de opositores Bahrain Institute for Rights and Democracy (BIRD).

Estas personas habían intentado, según el fiscal de Baréin, de formar en el reino un "Hezbolá", a imitación de la formación chiita libanesa.

Entre estas, 69 fueron condenadas cada a una a cadena perpetua y otras 39 a diez años de prisión. Los demás miembros del grupo recibieron penas de entre siete y tres años de cárcel. Entre los condenados, solo uno no ha sido despojado de su nacionalidad bareiní.

Treinta acusados fueron absueltos al término de este proceso que fue inmediatamente denunciado por Amnistía Internacional.

Baréin, apoyado por su aliado Arabia Saudita, es el escenario de disturbios esporádico y de acciones de grupos opositores desde la represión de la protesta de 2011. El país está dirigido por una dinastía sunita y su población es mayoritariamente chiita.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes