Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El logotipo de la Autoridad Bancaria Europea (EBA), fotografiada en sus oficinas en el distrito financiero londinense de Canary Wharf el 23 de marzo de 2017

(afp_tickers)

Los países europeos se lanzaron en tromba a la batalla por conseguir la sede de las dos agencias europeas que deberán abandonar Londres tras el Brexit junto a sus trabajadores y sus beneficios económicos, obligando a la Unión Europea a organizar una especie de "Eurovisión" para escoger el destino final.

"Esto parece Eurovisión", asegura un diplomático de un gran país europeo, en referencia al popular festival de la canción europeo.

La elección del nuevo hogar de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) y la Autoridad Bancaria Europea (EBA) se hará mediante votaciones, como en este concurso.

España, que ya cuenta con cuatro agencias comunitarias, propone Barcelona, si bien la capital catalana, finalista cuando se concedió la EMA a Londres, tendrá en principio más de una decena de rivales, como Ámsterdam, Viena, Estocolmo o Copenhague.

Aunque con menos pretendientes, la EBA cuenta con aspirantes como Fráncfort, actual sede del Banco Central Europeo (BCE) y de la Junta Europea de Riesgo Sistémico, o París, que ya alberga la Autoridad Europea de Valores y Mercados, así como Luxemburgo o Dublín, entre otros.

Ante los potenciales beneficios económicos de ser sede de estas agencias, la UE quiere evitar un enfrentamiento abierto entre países, cuando la negociación del Brexit acaba de empezar, por lo que propone un sistema de elección en base a una serie de criterios.

Para un alto responsable europeo, "hay mucho fanfarroneo, pero al final se trata de la unidad de los 27". Los mandatarios europeos deben dar el visto bueno final a los criterios y al tipo de elección en los márgenes de una cumbre el jueves y el viernes en Bruselas.

- 'Three points, trois points' -

Los países interesados deberán presentar sus candidaturas, hasta una por agencia, antes del 31 de julio, según el documento que los líderes debatirán en su encuentro y consultado por la AFP.

A continuación, la Comisión Europea será la encargada de analizar las candidaturas.

Para su análisis, el ejecutivo comunitario deberá tener en cuenta antes del 30 de septiembre criterios como la accesibilidad a la ciudad, la capacidad hotelera o el acceso a colegios internacionales y al sistema de salud para las familias de los trabajadores.

Sin embargo, el documento subraya en varias ocasiones la importancia de que el trabajo de estas dos agencias no se vea interrumpido, tras su traslado con la marcha del Reino Unido de la UE, prevista para el primer trimestre de 2019.

Otro de los criterios, mucho más político, es un acuerdo de 2003 de priorizar a los últimos miembros del bloque, especialmente los de Europa del Este. Sin embargo, el documento precisa que se refiere a "nuevas agencias" y, en este caso, se trataría de un traslado.

La decisión final no la tomará la Comisión, sino los diferentes países miembros, en octubre con una votación secreta en la que cada uno dispondrá de 6 puntos a repartir: tres para su primera opción, dos para la segunda y uno para la tercera.

La candidatura que reciba 3 puntos de 14 de los 27 países en la primera ronda se hará directamente con la agencia; si no, se celebrará una segunda ronda con las tres ciudades más votadas y, si es necesario, una tercera entre las dos finalistas.

- El "supositorio" de Barcelona -

Ante esta decisión final política, España reclamó que "el proceso sea muy transparente y con criterios objetivos", en palabras de la ministra de Sanidad española, Dolors Montserrat, en una reciente visita a Bruselas para promover la candidatura de la ciudad catalana.

La propuesta de la turística Barcelona cuenta incluso ya con el edificio para albergar la Agencia Europea de Medicamentos: la Torre Agbar, un rascacielos de mediados de los años 2000 conocido popularmente como el "supositorio" por su forma, entre otros apodos.

Como en Eurovisión, no se descartan sorpresas, como señaló el alto responsable de la UE, para quien puede imponerse tanto "Conchita Wurst" como "Abba", dos de los vencedores más recordados de este festival de la canción.

Y, como premio, la Autoridad Bancaria Europea, creada en 2011 y conocida por sus pruebas de estrés a los bancos europeos. Cuenta con 190 personas y sus visitantes generan casi 9.000 pernoctaciones en hoteles cada año.

O la EMA, encargada de supervisar desde 1995 los medicamentos de uso humano y animal, gracias a sus 900 empleados. En 2005, sus visitantes reservaron 30.000 noches de hotel, según el documento del Consejo de la UE.

AFP