AFP internacional

Una refinería petrolera a las afueras de Doha en una imagen de archivo. La crisis del Golfo no debería tener un impacto a corto plazo en los precios de los hidrocarburos, que sin embargo podrían subir si se extiende y afecta a las entregas de GNL

(afp_tickers)

La crisis del Golfo no debería tener un impacto a corto plazo en los precios de los hidrocarburos, que sin embargo podrían subir si se extiende y afecta a las entregas de gas natural licuado (GNL) de Catar, estiman los analistas.

Los precios del petróleo subieron levemente cuando Arabia Saudí y sus aliados rompieron relaciones con Doha el 5 de junio, pero luego volvieron a caer para situarse alrededor de los 48 dólares el barril.

Catar bombea 600.000 barriles por día y representa sólo un 2%-3% del suministro mundial. Su impacto es marginal en el precio del crudo en un mercado saturado de petróleo.

Pero el pequeño emirato es un actor mayor en el suministro de GNL. Con un tercio del suministro, principalmente en Asia y en Europa, es el primer exportador mundial.

"En el mercado abunda el petróleo, por lo que es poco probable que la crisis del Golfo lleve a que se disparen los precios a corto y medio plazo", dijo a la AFP M.R. Raghu, vicepresidente de Kuwait Financial Center (Markaz).

El lunes, Catar dijo que se conformaría con el acuerdo entre miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y países no miembros del cartel para extender la reducción de la producción durante nueve meses más, cuyo objetivo es reequilibrar el mercado petrolero. La parte de Catar en este acuerdo supone una reducción de 30.000 barriles por día.

El analista Jean-François Seznec, asociado del Atlantic Council's Global Energy Center de Estados Unidos, cree que podría tener un impacto indirecto limitado sobre los precios.

El Oxford Economics estima que las exportaciones de petróleo y gas de Catar no deberían verse afectadas de manera significativa. El emirato puede evitar los países con los que rompió utilizando las aguas territoriales omaníes e iraníes.

Pero la ruta iraní podría tener costos más elevados, principalmente por el costo de la póliza de seguros, que deberá "pagar Catar", advierte Seznec.

La mayoría de las 80 millones de toneladas de GNL catarí se exporta por barco, principalmente hacia Japón, Corea del Sur e India, así como hacia varios países europeos.

Un tercio de las importaciones británicas de gas vienen de Catar. Entre los otros compradores figuran España y Polonia.

La restricción aérea, terrestre o marítima impuesta por Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Bahrein y Egipto no afectó hasta ahora la vías marítimas para los buques que transportan GNL catarí por el estrecho de Ormuz.

La Unión Europea (UE), que expresa la voluntad de reducir su dependencia al gas ruso, "podría verse amenazada" si se perturba el mercado, escribió el Kuwait Financial Center en un informe el lunes.

Catar envía asimismo más de 2.000 millones de pies cúbicos por un gasoducto hacia Emiratos Arabes Unidos. Una pequeña parte va hacia el sultanato de Omán.

Una escalada militar en el Golfo y algún tipo de perturbación del suministro de gas catarí haría que los precios de los hidrocarburos se disparen.

"Si el conflicto degenera en confrontación militar, habrá que esperarse a un salto muy importante de los precios -unos 150 dólares por barril de petróleo-", así como de los precios del gas, estimó Seznec.

Esta tendencia se vería acompañada de un aumento significativo de las primas de seguro.

Esta hipótesis incluiría alteraciones al suministro de la mayoría de los países del Golfo, entre ellos Arabia Saudí, primer exportador mundial de crudo.

El Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), cuya unidad estalló con esta crisis, incluye a Arabia Saudí, Bahrein, Emiratos Árabes Unidos, Kuwait, Catar y Omán.

Estos países totalizan un quinto de las exportaciones mundiales de crudo (13 millones de barriles por día), que representan más de 80% de los ingresos públicos de los Estados miembros del CCG.

Raghu estima que una escalada podría provocar un "bloqueo de las rutas marítimas y un aumento del costo del transporte del gas".

Según Raghu los importadores de GNL catarí, como Japón, Corea del Sur e India, podrían verse confrontados a dificultades de suministro por lo que buscarían otros proveedores para el largo plazo.

AFP

 AFP internacional