Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Varias personas pasan por delante del centro de convenciones de Washington, el 30 de marzo de 2016, donde tendrá lugar la cumbre de seguridad nuclear

(afp_tickers)

Unos 50 países discutirán este jueves y viernes en Washington, convocados por el presidente Barack Obama, los desafíos de la seguridad nuclear, con la preocupación centrada en la posibilidad de que el grupo radical Estado Islámico (EI) tenga acceso a una "bomba sucia".

Esta cuarta reunión de cúpula para discutir sobre la seguridad nuclear integrará a actores tan disímiles como China o Nigeria e incluye a cuatro delegaciones latinoamericanas -Argentina, Brasil, Chile y México-, y por lo menos una parte de la agenda estará reservada al EI.

La reunión ocurre apenas días después de los atentados en Bruselas, Bélgica, en los que fueron utilizados explosivos convencionales aunque dos de los suicidas fueron relacionados a posibles esfuerzos por parte del EI de lograr acceso a materiales para una "bomba sucia".

La policía belga, como parte de una investigación de los atentados de noviembre pasado en Francia, halló videos con varias horas de vigilancia a un alto funcionario belga del área de energía nuclear.

De acuerdo con Laura Holgate, integrante del Consejo de Seguridad Nacional estadounidense para armas de destrucción masiva, la decisión de dedicar una parte de la agenda al EI había sido adoptada en enero, "y lamentablemente hemos visto que se tornó una decisión oportuna".

- Ausencias notables -

El propio Obama lanzó en 2010 en Washington la primera de estas cumbres sobre seguridad nuclear, y posteriormente se realizaron encuentros similares en Corea del Sur y Holanda, concentrados en la seguridad de los stocks de uranio y plutonio, así como medidas para evitar el contrabando.

Pocos técnicos consideran factible que el EI logre desarrollar un arma nuclear, pero si logra tener acceso a material radiactivo podría construir una bomba sucia.

Pese a que este tipo de dispositivo no desencadena una explosión nuclear libera material radiactivo con un inestimable impacto psicológico, médico y económico.

Obama se reunirá con unas 50 autoridades extranjeras, entre ellas su homólogo francés François Hollande, el chino Xi Jinping, el surcoreano Park Geun-Hye, el turco Recep Tayyip Erdogan y el ucraniano Petro Porochenko, así como con el primer ministro japonés Shinzo Abe y el indio Narendra Modi.

El encuentro entre Obama y Hollande tratará sobre Siria y la lucha contra el terrorismo, indicó Francia. Los dos dirigentes "se reunirán cada vez que sea necesario, lo que no quiere decir que estén de acuerdo en todo", aclaró París.

De cualquier forma, la reunión no contará con actores fundamentales para cualquier discusión global sobre seguridad nuclear: la ausencia de Rusia, Corea del Norte, Bielorrusia e Irán, por ejemplo, muestra grietas en el frente que la Casa Blanca busca consolidar.

Más allá de Rusia, que cuenta con un enorme potencial nuclear, Corea del Norte logró desarrollar armamento atómico e Irán firmó un histórico acuerdo con países occidentales para el control de su programa de energía atómica, y por ello la presencia de esas naciones era considerada fundamental.

- Aporte latinoamericano -

Los cuatro países latinoamericanos que participan del evento no llegan a la reunión sólo como meros espectadores, y deberán impulsar un documento paralelo que pone la cuestión de la seguridad nuclear en un contexto de desarme generalizado y de cooperación con países en desarrollo.

Ese documento paralelo, que debe llevar la firma de 16 países participantes de la reunión, también "defenderá que se discuta algún tipo de rendición de cuentas del material nuclear existente que está en manos militares", dijo a la AFP un negociador de la delegación brasileña.

De acuerdo con este negociador, "se estima que el 83% de todo el material nuclear a nivel global se encuentra en instalaciones militares. No existe ninguna verificación ni rendición de cuentas del estado de ese material ni del nivel de protección".

Estos dos temas ya habían figurado en un documento paralelo aprobado por 15 países en la última cumbre sobre seguridad nuclear, realizada en La Haya en 2014, y ahora ese mismo grupo de naciones reforzará su posición.

"Nos proponemos también reforzar el papel central de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AEIA), que es el órgano internacional más importante para tratar esta cuestión", añadió la fuente.

Finalmente, ese grupo de países defiende que cualquier iniciativa sobre seguridad nuclear debe contemplar la cooperación técnica con países en desarrollo.

"En la actualidad, cualquier hospital del mundo ya trabaja con material radiológico. Este material puede ser usado en una bomba sucia. Hay muchos países en esa situación que no estarán entre los 52 presentes en la reunión y que precisan cooperación", comentó el negociador a la AFP.

Aunque Argentina suscribió este documento durante la Cumbre realizada hace dos años en La Haya, la canciller argentina, Susana Malcorra, dijo este miércoles que "ninguna decisión está tomada por el momento", abriendo así la puerta a que el gobierno argentino eventualmente retire su apoyo a la declaración paralela.

En la opinión de Malcorra, "América Latina es una región de paz y libre de armas nucleares. Cuando se firme el acuerdo de paz en Colombia seremos una región libre de conflictos. Por eso pienso que América Latina tiene mucho para decir en una reunión como ésta, y puede dar un ejemplo al mundo".

Los presidentes Mauricio Macri (Argentina) y Enrique Peña Nieto (México) y la mandataria chilena Michelle Bachelet confirmaron su presencia en la reunión. Dilma Rousseff (Brasil) canceló el martes su visita a raíz de la agudización de la crisis política que amenaza a su gobierno.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP