Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La princesa de Tailandia, Sirivannavari Nariratana, saluda, el 11 de diciembre de 2015, durante la masiva concentración ciclista en honor al rey tailandés en Bangkok

(afp_tickers)

Miles de ciclistas invadieron este viernes las calles de Bangkok para apoyar al príncipe heredero de Tailandia, en un contexto de gran preocupación alrededor de la salud del rey, considerado como el cimiento de una Nación dividida.

"Me siento honrado por la presencia del príncipe Maha Vajiralongkorn a la cabeza de 'Bike for Dad'", excursión ciclista organizada con ocasión del 88 cumpleaños del rey, declaró el jefe de la junta militar, el general Prayut Chan-o-cha.

Frente a él, el príncipe permanecía bajo un inmenso retrato de su padre, el rey Bhumibol Aduyadej, a quien décadas de culto a la personalidad le confirieron un estatus de semidiós, protegido por una ley de lesa majestad.

El príncipe heredero, que cambió su traje blanco de ceremonia por una camiseta de licra amarilla con el eslogan 'Bike for Dad', se subió después a su bicicleta, seguido a una distancia respetuosa por los miembros del Gobierno, la mayoría militares autores del golpe de Estado de 2014 contra el Gobierno electo, en nombre de la defensa de la monarquía.

Con ocasión de 'Bike for Dad', numerosos barrios del centro de Bangkok, megalópolis conocida por sus atascos, fueron bloqueados. Decenas de miles de tailandeses, vestidos con la misma camiseta 'Bike for Dad', participaron en el evento, retransmitido en directo por televisión.

"Amo al rey. He venido para transmitirle mis deseos de buena salud", explicó a la AFP en medio de la multitud de ciclistas Supab Jarupoom, carnicero de 68 años que portaba un retrato del monarca en la parte delantera de su bicicleta.

"Aunque el objetivo oficial sea rendir homenaje al rey como padre de la Nación, esto puede interpretarse como una forma de dar una mayor legitimidad al futuro monarca", analizó Paul Chambers, politólogo en la universidad de Chiang Mai, uno de los pocos analistas en Tailandia que acepta hablar del tema tabú de la monarquía.

El rey Bhumibol, el monarca más viejo en ejercicio, es presentado hasta en los libros escolares como el bienhechor del país y el padre de la Nación, donde el día del padre se celebra la fecha de su cumpleaños, el 5 de diciembre.

Su última aparición pública, fugaz, se remonta a septiembre, en un corto vídeo que le muestra en una silla de ruedas en el hospital de Bangkok, donde se encuentra desde junio.

Desde que hace un año y medio los militares están en el poder, las operaciones de comunicación alrededor del príncipe heredero se han multiplicado.

- Represión en paralelo -

Una represión de todo discurso crítico y una multiplicación de las penas de prisión firmes por lesa majestad se suceden en paralelo.

Desde hace semanas, los presentadores de los telediarios de todas las cadenas de televisión llevan el maillot 'Bike for Dad'.

Más de 30.000 policías fueron desplegados en Bangkok, así como militares, para proteger el recorrido. El Gobierno advirtió contra los intentos de desorden de sus opositores, partidarios del Gobierno depuesto de Yingluck Shinawatra.

En los últimos años, el príncipe se dejaba ver poco, presidiendo sólo ceremonias oficiales durante sus estancias en Tailandia.

Su divorcio a finales de 2014 fue anunciado por palacio al mismo tiempo que se conocía un escándalo que llevó a varios miembros de su familia política a prisión por lesa majestad.

El príncipe Maha Vajiralongkorn no goza de la misma reputación que su padre. Desde su divorcio, se le ha visto aumentar las sesiones de fotos, disfrazado de Papá Noel, montando en bicicleta o jugando con su hijo de diez años, Dipangkorn Rasmijoti.

Su gran puesta de largo mediática se produjo en agosto, durante una primera carrera ciclista en Bangkok, 'Bike for Mom', en homenaje a su madre.

AFP