AFP internacional

El ganador del primer premio del World Press Photo, Burhan Ozbilici, y el director general de la fundación del certámen, Lars Boering, durante la celebración de los premios en Ámsterdam, el 13 de febrero de 2017

(afp_tickers)

La imagen del asesino del embajador ruso en Turquía, con un dedo en el aire, un arma en la mano y el rostro marcado por la ira, tomada por el fotógrafo turco Burhan Ozbilici, ganó este lunes el primer premio del prestigioso World Press Photo.

Los jueces reconocieron la valentía de Ozbilici, de la agencia Associated Press (AP), que tomó la foto el 19 de diciembre cuando Mevlüt Mert Altintas, un policía de 22 años, disparaba nueve balas contra el embajador ruso en Ankara, Andréi Kárlov.

El agresor fue abatido tras haber gritado "Alá Akbar" y afirmado querer vengar a Alepo.

La imagen, que fue vista 18 millones de veces en las horas posteriores al asesinato, "supuso un momento importante en la historia de Turquía" declaró a AFP Burhan Ozbilici, pero dijo que "debía hacer su trabajo" y aseguró que "como periodista no podía irme para salvar mi pellejo".

Más de 5.000 fotógrafos de 125 países han presentado 80.000 imágenes al jurado de las que 45 han sido premiadas en ocho categorías diferentes.

Tres fotógrafos de la Agencia France-Presse también fueron premiados.

Noel Celis ganó el tercer premio en la categoría 'General News' (Información general) por una foto tomada en Filipinas en una sobrepoblada prisión, construida para acoger 800 detenidos pero que en realidad alberga a 4.000.

En ella se ve a hombres amontonados, con el torso desnudo, el rostro tenso, intentando dormir en los peldaños de una escalera de cemento.

Las imágenes de la AFP tomadas en Siria también fueron recompensadas con el segundo premio de las categorías 'Spot News, Singles' (Informaciones impactantes, imagen) y 'Spot News, Stories' (Reportajes).

La imagen de Abd Doumany muestra a dos niñas con el rostro cubierto de polvo y sangre, atendidas por un enfermero. La serie de Ameer Alhalbi refleja a niños sufriendo el horror de la guerra, al ser rescatados de los escombros de Alepo.

- "Hombre digno, sincero" -

Burhan Ozbilici, que llegó con retraso a la inauguración de esta exposición de arte, cuenta que se dio dado cuenta de inmediato de la gravedad de la situación al escuchar los disparos.

Ozbilici delaró que lamentó la muerte del embajador, "un hombre digno, sincero, que murió como consecuencia de la catástrofe siria".

Este fotógrafo, que ha cubierto el fallido intento de golpe de Estado en Turquía y que ha llevado a cabo misiones en Siria, Libia o Egipto, dice que siempre intenta estar listo para los momentos difíciles, y para tener la "valentía, ante un mundo podrido por los corruptos, de hacer algo positivo".

Para Joao Silva, fotógrafo del New York Times y también miembro del jurado, esta imagen de un "hombre que claramente había llegado a su punto de ruptura" representa todo lo que ocurre en el mundo de hoy. "Es el rostro del odio".

AFP

 AFP internacional