Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Flores y notas de recuerdo en una valla del albergue donde la turista británica Mia Ayliffe-Chung, de 21 años, fue asesinada, en Home Hill, Australia, el 25 de agosto de 2016

(afp_tickers)

La madre de una turista británica asesinada en Australia criticó a Donald Trump por incluir la muerte de su hija en la lista de atentados yihadistas supuestamente mal cubiertos por la prensa, y le acusó de instrumentalizarla para demonizar a los musulmanes.

El presidente de EEUU acusó el lunes a los "muy, muy deshonestos" medios de comunicación de "no querer cubrir" algunos ataques yihadistas, sin fundamentar su declaración. La Casa Blanca publicó posteriormente una lista de 78 "atentados" que supuestamente fueron "ejecutados o inspirados por el grupo" yihadista Estado Islámico (EI).

Varios medios, entre ellos la BBC, The Guardian, The Washington Post y Le Monde, respondieron publicando enlaces hacia su amplia cobertura de estos ataques.

La lista incluye cinco "atentados" en Australia. Entre ellos, figura el asesinato en agosto de dos mochileros británicos, Mia Ayliffe-Chung, de 21 años, y Tom Jackson, de 30, un crimen que fue ampliamente cubierto por la Agence France-Presse (AFP) y muchos otros medios.

En una carta abierta al presidente estadounidense difundida en las redes sociales, Rosie Ayliffe, madre de una de las víctimas, condena el vínculo establecido entre este crimen y el islamismo radical.

"La posibilidad de que Mia y Tom murieran en un atentado islamista fue descartada desde los primeros momentos de la investigación", escribe. Un francés, Smail Ayad, fue acusado de este doble asesinato cometido en un albergue de Home Hill, en el norte del estado de Queensland.

La policía australiana informó de que el francés había gritado "Allahu Akbar" (Alá es el más grande, en árabe) en el momento de los hechos y durante su detención, pero señaló más tarde que no había detectado en él ningún signo de radicalización.

"Cualquier loco puede gritar Allahu Akbar al cometer un crimen", escribe Rosie Ayliffe, que dice haber viajado mucho por el mundo musulmán y haber encontrado solamente "testimonios de respeto y hospitalidad".

"La demonización de Estados naciones y sus poblaciones recuerda de forma terrorífica los horrores que pueden ocurrir cuando dejamos que ignorantes nos lleven hacia las tinieblas y el odio", prosigue Ayliffe. "La muerte de mi hija no será utilizada para promover esta persecución demente de inocentes".

AFP