Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Decenas de hombres rezan en la sala de oración de una mezquita de Londres, el 3 de octubre de 2003

(afp_tickers)

Una sala de rezo musulmán fue asaltada, saqueada y parcialmente quemada el viernes por la tarde en una barriada de Ajaccio, en la isla francesa de Córcega, donde dos bomberos y un policía habían resultado heridos la noche anterior.

"Tras la agresión intolerable a los bomberos, la profanación inaceptable de una sala de rezo musulmán. Respeto a la ley republicana", exigió Manuel Valls en Twitter.

En la tarde del viernes, unas 150 personas se habían congregado en Ajaccio en señal de apoyo a dos bomberos y un agente heridos, tras ser víctimas de una "encerrona" por parte de "numerosos jóvenes encapuchados", según las autoridades, en una barriada obrera de la ciudad la noche anterior.

Después un grupo se descolgó de la manifestación para dirigirse a hacia los Jardines del Emperador, el lugar donde se había producido el incidente un día antes, con la intención de encontrar a los autores de la agresión. Un muchedumbre de 600 personas se congregó al final del recorrido.

"¡Fuera los árabes!", "¡Esta es nuestra casa!", gritaban algunos manifestantes, utilizando el francés y el corso, dialecto que se habla en la isla, informó un periodista de la AFP.

Un pequeño grupo entró entonces en un sala de rezo musulmana cercana. Los asaltantes realizaron pintadas, saquearon la sala y trataron de incendiarla, lográndolo en parte.

"Unos 50 libros de oración fueron tirados a la calle", dijo el prefecto regional Francois Lalanne.

El Observatorio Nacional contra la Islamofobia del Consejo Francés del Culto Musulmán (CFCM) "condenó con fuerza" lo ocurrido "en un día de oración para los musulmanes y para los cristianos"; este año la Navidad cae justo después del Muled, la fiesta musulmana que conmemora el nacimiento del profeta Mahoma.

En las elecciones regionales de mediados de diciembre, los nacionalistas corsos lograron por primera vez el poder en la isla.

Esta Navidad transcurre bajo fuertes medidas de seguridad en Francia, tras lo atentados del 13 de noviembre en los que murieron 130 personas.

Unos 120.000 policías y militares fueron desplegados como parte de un operativo especial por las fiestas.

AFP