Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Fieles chiíes se reúnen en el exterior del santuario del Imán al-Kadhim durante una ceremonia por el aniversario de la muerte de esta figura religiosa, el 3 de mayo de 2016 en el distrito de Kadhimiya, en Bagdad

(afp_tickers)

Decenas de miles de peregrinos se congregaron este martes en un santuario en Bagdad para conmemorar el aniversario de la muerte de un venerado imán chií, desafiando las amenazas de atentados del grupo yihadista suní Estado Islámico (EI).

La peregrinación, que ya fue blanco en los últimos días de dos ataques que dejaron 37 muertos, se desarrolla en medio de fuertes medidas de seguridad. "No tenemos miedo de las explosiones, nada podrá detenernos", dijo desafiante Mohamed Nayef, un peregrino que viajó desde la provincia de Babilonia, al sur de Bagdad.

Este fiel de 32 años de edad participó, junto a una multitud de personas, en la peregrinación al mausoleo del imán Musa al Kazim, en el norte de Bagdad, para conmemorar el aniversario de la muerte del séptimo de los 12 imanes venerados por el islam chií, en el año 799. "Esta peregrinación es una derrota para el terrorismo", aseguró Nayef.

El grupo radical suní, que considera a los chiíes como herejes, ha reivindicado en el pasado varios atentados contra peregrinos. Las celebraciones fueron blanco el lunes de un ataque con coche bomba que dejó al menos 14 muertos y 41 heridos, según las autoridades iraquíes. Entre las víctimas hubo mujeres y niños. Dos días antes, 23 personas murieron en un ataque similar en un barrio periférico de Bagdad.

Para atenuar los riesgos, las autoridades desplegaron fuertes medidas de seguridad y cerraron las principales avenidas de la capital durante las celebraciones. "Las explosiones aumentaron mi determinación y fuerza para desafiar" a los autores de los ataques, afirmó Abas Mustafa, un peregrino de 63 años.

Mustafa ocupó su lugar en medio de la marea humana de peregrinos que marchaban detrás de la réplica de un ataúd por las calles de Bagdad, hasta el mausoleo del imán Mussa Kazem en el barrio de Kadhimiya. Con gritos y llantos, los peregrinos expresaban su dolor en homenaje a esta gran figura del chiísmo, la rama del islam a la que pertenecen la mayoría de los iraquíes.

- En plena crisis política -

Esta peregrinación se desarrolla en medio de una importante crisis política en Bagdad. Miles de manifestantes ocuparon el Parlamento durante varias horas el fin de semana pasado para exigir un nuevo Gobierno capaz de aplicar reformas anticorrupción.

Varios partidos se oponen al proyecto del primer ministro iraquí, Haider al-Abadi, de formar un Gobierno de tecnócratas por miedo a perder sus privilegios.

Los manifestantes del fin de semana son partidarios del dignatario chií Moqtada Sadr, que amenazó con nuevas acciones fuertes si los diputados no aprueban el nuevo Gobierno.

Estados Unidos sigue de cerca esta crisis, que teme aleje a las autoridades iraquíes de la reconquista de los territorios controlados por el EI, en particular Mosul, la segunda ciudad del país.

Los yihadistas mataron este martes, al norte de esta ciudad, a un soldado estadounidense que se desempeñaba como consejero de las fuerzas kurdas desplegadas en esta zona, anunció el Pentágono.

Cerca de 4.000 militares estadounidenses están presentes en Irak, en el marco de la coalición internacional dirigida por Washington, para aconsejar y entrenar a las tropas iraquíes, pero no participan directamente en los combates terrestres contra el EI.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP